Ya saben, en las puertas del fin de semana Dion Waiters sufrió un ataque de pánico motivado por el consumo de un comestible que contenía cannabis. El ataque se produjo durante el vuelo que llevaba a los Heat hacia Los Angeles para medirse a los Lakers. Waiters, atendido ya médicamente en California, causó baja para el encuentro. Y seguirá de baja un buen tiempo.

Según informa Shams Charania, para The Athletic, Miami le ha impuesto a su jugador una sanción de 10 partidos sin jugar, y por tanto sin recibir su paga correspondiente. Los Heat le sancionan por “conducta inapropiada”. Waiters, hombre de mil líos, no es la primera vez que le cae algo así este curso, ya que hace unas semanas fue suspendido por un duelo también por conducta inapropiada.

Los costes económicos de la sanción para Waiters

El base perderá un buen puñado de dólares. Hay que matizar que la sanción no proviene por parte de la NBA sino de los Heat, pero el daño al bolsillo del jugador será igualmente notable. Con una nómina de 12,1 millones para este curso, el base percibe 83.448,3 dólares por duelo, por lo que dejará de ingresar 834.483 dólares en total.

Junto con ello, otro dinero al que podría optar se esfuma. Según señala Bobby Marks, la sanción de 10 encuentros hace imposible ya que Waiters alcance el bonus por jugar 70 duelos de Temporada Regular (1,2 millones de dólares).

Diversas fuentes señalan que fue un compañero de equipo quien le dio a Waiters el funesto comestible pero el base ha decidido no delatarlo. El director de juego no se ha estrenado todavía este curso, tras reaparecer a inicios de 2019 después de un año alejado de las pistas. Tiene contrato para la 2019-20 por esos 12,1 millones de dólares citados además de 12,65 millones para la 2020-21.

Fuente