El trabajo, los estudios, la familia… En ocasiones las preocupaciones se acumulan y muchas personas sienten que viven en un permanente estado de estrés. Para todos ellos, y también para aquellos que están pasando un momento concreto de ansiedad, el cannabis puede ser una buena solución. Sea con un masaje con un aceite, fumándose un porro con una buena película de fondo o vaporizando para luego hacer algo creativo, hay multitud de opciones que ayudarán a olvidarse de los problemas por un rato.

 

Como tratamiento para los que sufren ansiedad debido a alguna enfermedad y para todos a los que una vida ajetreada les esté ocasionando momentos de estrés, el cannabis puede ayudar a vivir un momento de tranquilidad, desconexión y disfrute, gracias a sus propiedades terapéuticas. Sin embargo, y más allá de encenderse un porro en el sofá de una variedad que tenga efectos relajantes y dejar que pase el tiempo y que los pensamientos fluyan, hay muchas otras opciones con la marihuana como protagonista. 

Un masaje cannábico

¿Qué mejor para aliviar el estrés que un buen masaje con un aceite rico en CBD? Una de las cualidades más destacadas de las cremas, ungüentos y aceites cannábicos es su capacidad de alivio. Además, también tienen propiedades hidratantes, relajantes y antinflamatorias. Por ello, en un momento como este no hay nada mejor que recibir un masaje con uno de estos productos y música relajante de fondo. Asimismo, también está la opción de fumar o vaporizar un poco antes de la sesión para que las sensaciones sean más intensas.

Una sesión de belleza cannábica

Además de un buen masaje, otra opción para relajarnos es llevar a cabo una sesión de belleza en casa con productos cannábicos. Una buena idea es darse una ducha en la que usemos un gel y un champú de marihuana para después hidratarnos el cuerpo con una crema de cáñamo. 

Si no tenemos tiempo y acabamos de llegar de un día en el que no hemos parado, también podemos sumergir los pies en un recipiente con agua al que añadiremos unas gotas de nuestro aceite con CBD. Después, hay que aplicar una crema también con este cannabinoide y ponerse unos calcetines para dormir. Al día siguiente los pies descansados ayudarán a enfrentar la jornada con energía. 

Galletas cannábicas y tarde de series

Toca maratón de tu serie favorita con tu mejor amigo o tu pareja, pero temes que no consigas desconectar del todo. No hay problema, podéis hornear una tanda de galletas con marihuana que os ayuden a disfrutar de un estado de relajación total mientras os ponéis al día con todos los capítulos pendientes. Hacerlas es muy fácil, aunque puede ser un proceso laborioso. Los ingredientes son los siguientes: 20 gramos de hojas de marihuana, 170 de mantequilla, 400 de harina de repostería, 160 de azúcar, unos 70 de bolitas de chocolate, un sobre de levadura, dos huevos y una cucharada de vainilla en polvo. 

Os contamos los pasos. En primer lugar, hay que deshacer la marihuana hasta que esté perfectamente triturada. Hecho esto, se calienta la mantequilla, se echa el cannabis y se mezcla todo bien. Esta mezcla tendrá que hervir a fuego lento durante una media hora y, después, tendremos que colarla y dejar que enfríe hasta que esté tibia. 

Llega entonces el momento de añadir los huevos y el azúcar, y lo removemos todo bien.  Después, en un recipiente separado, mezclamos la harina con la levadura y la vainilla. Cuando ambas mezclas están listas, las unimos y añadimos poco a poco las bolitas de chocolate. Metemos entonces la masa en la nevera durante unos veinte minutos y después damos forma a nuestro gusto: tradicionales, figuras con algún molde…

Finalmente llega el momento de meterlas en el horno, que habremos precalentado, a 150º. Tendremos que dejarlas durante unos 45 minutos, controlando siempre que no se quemen. Cuando estén listas, solo quedará enfriarlas y dejarlas reposar. A la hora de comer las ricas galletas, prepara también agua y espera tranquilamente a que la hierba haga efecto. 

Un cannabis con arte

Una de las recomendaciones más populares para hacer frente al estrés es dedicarse durante unas horas a una actividad relajante como pintar o esculpir en barro. Por tanto, aunque las manualidades no sean lo tuyo, puede que una inspirada tarde artística después de un porro o de una buena vaporización sea la mejor de las opciones para abandonar el estrés. Si la escultura, cerámica o cuadro que consigamos como resultado final no es digno de museo, no pasa nada, lo importante es liberarse a través del arte y el cannabis

Sexo con marihuana

El arte no es lo único que invita a la relajación. Una buena sesión de sexo puede contribuir a olvidar el estrés y a terminar relajado y feliz. Para ello, nada mejor que consumir marihuana previamente. También, utilizar aceites cannábicos o incluso lubricantes ricos en CBD. La presencia de nuestra planta favorita contribuirá a inhibir la ansiedad, a la relajación física y psíquica, a intensificar la percepción de los sentidos y a aumentar la líbido. 

Deporte intensificado con cannabis

El deporte es otra de las actividades que más contribuye a reducir el estrés. Y por suerte para los amantes de la planta, la marihuana es una gran aliada. Sea vaporizado o consumido en un alimento, la planta puede hacer que la actividad física se convierta en una experiencia todavía más placentera aumentando la capacidad pulmonar y mejorando el rendimiento, favoreciendo así que la experiencia sea positiva y que consigamos liberar una buena cantidad de estrés. 

Hierba y una buena comedia

La risa es una gran herramienta para enfrentarse a los momentos de ansiedad. Por ello, hacerse con una buena comedia cannábica, como ‘Dos colgaos muy fumaos’ o ‘Mac & Devin Go to High School’ (con el mismísimo Snoop Dogg como protagonista), y vaporizar o fumar una variedad relajante con amigos es una forma de superar el estrés en pandilla. Nada mejor que el humor para olvidar los problemas.

Una buena noche de descanso

A veces, todo lo que hace falta para relajarse es conseguir una buena noche de sueño, sin sobresaltos, pesadillas ni interrupciones que arruinen el descanso. Por ello, aquellos que tengan insomnio quizá quieran vaporizar una pequeña cantidad de la planta antes de irse a dormir para disfrutar de una sesión de sueño profundo que contribuya a mejorar sus niveles de estrés. 

Cómo elegir la mejor variedad

Si se decide utilizar la marihuana para librarse del estrés, hay que tener en cuenta que habrá variedades totalmente idóneas que contribuirán de forma brillante a ello, mientras que otras tendrán el efecto contrario. Normalmente, lo mejor será optar por una variedad rica en CBD y baja en THC, aunque siempre hay excepciones.

De hecho, y a pesar de su alto contenido en tetrahidrocannabinol, una de las mejores opciones para encontrar la relajación a través del cannabis es la Jack Herer, que ofrece una sensación de euforia que sin embargo tiene un efecto calmante (probablemente gracias a su padre, la Northern Lights). Otra gran variedad es la Cannatonic, de Resin Seeds, una semilla de marihuana que procede del cruce entre una MK Ultra y un macho G13Haze. Su excepcionalidad se encuentra en su equilibrio entre los niveles de THC y CBD, que hace que ofrezca un efecto muy equilibrado, medicinal y de larga duración.

Finalmente, la Serious Kush es otra gran opción. Esta variedad, procedente del potente cruce entre una White Russian y un clon de OG Kush, ayudará a la concentración, la relajación y a coger el sueño a todos aquellos que sufran de estrés.

Todas ellas son, en definitiva, grandes variedades que contribuirán a que el cannabis se convierta en el mejor aliado contra el estrés. Ahora solo queda que escojas el mejor método para consumirla y que lo disfrutes.

Fuente Lamota.org