La Directora del Servicio de Adicciones y Salud Mental del Hospital Universitario Sant Joan y del Plan de Acciones sobre Drogas de Reus, Tré Borras, participó en el I Congreso de Cannabis Medicinal Cannabmed. Allí se debatió sobre las posibilidades de los derivados cannábicos para combatir la adicción a otras drogas y disminuir los riesgos al tratar las dependencias a determinadas sustancias. Desde Dinafem hemos charlado con esta educadora social y psiquiatra-psicoterapeuta y, entre otras cosas, nos ha confesado que “deberíamos ampliar la visión y plantear unos preparados derivados de la marihuana parecidos a los otros medicamentos” en tratamientos para paliar los efectos nocivos de las dependencias a ciertas drogas.

En Cannabmed participó en una mesa redonda titulada “El potencial de la marihuana en el tratamiento del abuso de drogas y reducción de riesgos”. ¿Cuál es el potencial del cannabis para tratar otras adicciones?

Parece que se pueden abrir nuevas vías. Hay perspectivas de que los usos terapéuticos de la marihuana se podrán desplegar como usos “sustitutivos” en tratamientos de dependencias a otras sustancias. Hay experiencia en tratamientos para paliar la dependencia al alcohol, y es positiva. Se le daría a la marihuana un uso terapéutico: se trataría de sustituir una sustancia que ha dado unos problemas de adicción, por otra que aporta menos riesgos que la sustancia que es la raíz del problema. En un marco teórico de disminución de daños y riesgos, hay que recordar que los medicamentos farmacéuticos no están exentos de efectos secundarios, pero hacemos una valoración de riesgo/ beneficio para aplicar un determinado tratamiento. Y creo que en el cannabis habría que considerar lo mismo: analizar riesgo y beneficio de la sustancia antes de implantar el tratamiento. Deberíamos ampliar la visión y plantear unos preparados derivados de la marihuana parecidos a los otros medicamentos. Se puede pensar que en un futuro esto podría funcionar para tratar las adicciones.

¿No habría peligro de despertar una nueva adicción, al cannabis, en el paciente?

Tendríamos que valorar para ello la relación que se establece entre la persona y la sustancia. Esta relación tendrá mucho que ver con aspectos como las experiencias, las situaciones, el contexto o el momento en que tiene lugar la interacción sustancia-persona. Lo que sí sabemos es que los derivados cannábicos no producen dependencia fisiológica. La dependencia es más psicológica, y tiene que ver con muchos factores individuales y grupales que habría que ir investigando.

Tré Borras durante su ponencia en Cannabmed

¿Ha experimentado este tipo de tratamientos con pacientes?

Mi experiencia en este sentido es casi nula. Lo que he hecho es asesorar a personas que están haciendo abusos o que tienen un cuadro de dependencia a alguna sustancia, y que además consumen cannabis. Se trataría de reordenar los consumos más arriesgados y mantener aquellos que no son tan arriesgados, y pueden ayudar a paliar los efectos de la abstinencia. En el caso del alcohol, por ejemplo, hay que tener en cuenta que la abstinencia al alcohol es una reacción física muy importante y suele requerir de ayudas farmacológicas. Porque, si la abstinencia es muy grande, el riesgo puede llegar a ser mortal.

¿Cómo le ayudaría al paciente el cannabis en un caso así?

Le proporcionaría efectos de tipo ansiolítico, que compensarían los desequilibrios ansiolíticos de la abstinencia. ¿Qué tipo de cannabis convendría consumir en estos casos? ¿Y de qué manera?

En coherencia con nuestro planteamiento desde el sector de la salud, habría que consumirlo de la manera menos arriesgada. Es decir: con vaporizadores, o preparados controlados. Y sobre todo conocer bien las combinaciones de los múltiples cannabinoides de las variedades a ingerir. Hoy en día ya disponemos de esta información, gracias a las investigaciones de lugares donde la marihuana ya se usa con fines terapéuticos.

¿Qué cannabinoides serían los más indicados para paliar los efectos de otras drogodependencias?

El CBD sería lo que podría ayudar a manejar la ansiedad de una forma más adecuada. Seguramente habrá otros componentes, pero no me atrevo a mencionar ninguno.

¿Ha estado en contacto directo con pacientes y médicos que usen el cannabis en tratamientos?

No. Mi experiencia es más bien académica, y viene de casos reales en Holanda, Uruguay, California, Colorado, Colombia o México. Experiencias terapéuticas con el cannabis hay muchas en muchos lugares. Pero España, no está entre uno de esos lugares.

Tré Borrar durante su ponencia en Cannabmed

¿Cómo considera el uso del cannabis medicinal en España en la actualidad? ¿Y qué futuro le augura?

Cada vez se visibiliza más el uso terapéutico de la marihuana. Ha habido un paso adelante gracias al Observatorio Español del Cannabis Medicinal, y esto se traduce en otras formas que implican un movimiento emergente. Creo que hay más iniciativa en lo relativo a normalizar estos usos. En Cannabmed hemos podido compartir experiencias con personas usuarias y sus familiares, con pacientes que están en clínicas, etc. Esto es una muestra de que las cosas están avanzando. Un congreso como éste hace tiempo no se habría planteado.

Como Directora del Plan de Acciones sobre Drogas de Reus, ¿qué medidas considera necesarias, para qué y por qué?

Como profesional de la salud mental de las adicciones, considero que es importante tener el máximo de opciones para asuntos terapéuticos. Creo que hay que investigar más en el ámbito de los cannabinoides porque se está apuntando a un potencial de respuestas interesantes con estos tratamientos. El hecho de que se vaya ordenando y regulando el consumo y el ámbito de los derivados cannábicos me parece positivo. Lo que está ocurriendo en los clubes sociales cannábicos, o plataformas como Regulación Responsable o el OECM nos da la oportunidad de plantearnos en qué grupos y contextos puede darse una información veraz para una mejor gestión de los consumos. Por ejemplo, a través de los clubs, de una manera directa o indirecta, se puede facilitar información objetiva y de calidad, así como metodologías que pueden aumentar el conocimiento y educar para aumentar una mejor gestión del consumo.

¿Considera que hay falta de información sobre el cannabis en nuestra sociedad?

Hay información errónea que da lugar a la confusión, y todas las iniciativas que hagamos para esclarecer estos temas me parecen importantes.

¿Qué valoración hace de la primera edición de Cannabmed?

Cannabmed ha sido una iniciativa muy interesante. Nos ha abierto nuevas ideas y perspectivas a todos los que hemos participado, y ha generado intercambios y conexiones a todos los niveles. Ha habido participación de gente muy relevante dentro del ámbito cannábico, y me gustó mucho la suma de personal del sector, con ciudadanía y representantes parlamentarios que conocieron las conclusiones. Se hizo un trabajo muy interesante de participación. Y los grupos de debate recogieron las inquietudes de los participantes y los usuarios de marihuana medicinal. Esto aporta un valor añadido a otro tipo de congresos que se mantiene más en el debate sólo de profesionales. Porque la participación de los usuarios estuvo muy cuidada para recoger las inquietudes y necesidades.

Fuente Dinafem.org