La empresa canadiense Tilray inauguró hoy en la ciudad portuguesa de Cantanhede la primera planta de cannabis medicinal en el país destinada para abastecer al resto de la Unión Europea y que, según anunció la multinacional, ha supuesto una inversión de 20 millones de euros.

El objetivo de esta planta es abastecer a pacientes, farmacias e investigadores de la Unión Europea.

Entre otras infraestructuras, cuenta con un invernadero de más de dos hectáreas y una planta de procesado de cannabis.

La empresa canadiense pretende superar las 60 toneladas de producción, por lo que ha generado algo más de un centenar de puestos de trabajo.

Brendan Kennedy, consejero delegado de Tilray, dijo hoy que esta expansión empresarial obedece al cambio que experimentan varios países de la región para autorizar el uso de cannabis con fines medicinales.

El cultivo de la planta de Cantanhede, en el norte de Portugal, será interior, exterior y de invernadero y desde las instalaciones, una vez procesado, se distribuirá el cannabis medicinal.

Además, también contarán con un laboratorio interior y un banco de genética.

Los productos de cannabis que elaborará Tilray en Portugal tendrán en Alemania su principal mercado, ya que en ese país fue regularizado su uso con fines terapéuticos a principios de 2017.

En Portugal, el uso del cannabis medicinal es legal desde el pasado 1 de febrero para tratar dolencias como la epilepsia o el dolor crónico asociado al cáncer, pero todavía no se comercializa porque ninguna farmacéutica lo ha solicitado.

En otros países, como Estados Unidos, Canadá, Irlanda e Italia, también está regulado el uso terapéutico del cannabis.

En España, su utilización terapéutica está regulada mediante receta médica.

Tilray, líder global en elaboración de cannabis con fines medicinales, abastece a doce países en todo el mundo.

Fuente