El diario estadounidense publicó un artículo sobre la regulación y comercialización de cannabis en el país

En las próximas semanas comenzará la venta de marihuana en 36 farmacias, luego de habilitar el registro de compradores para consumo personal en mayo. La noticia dio la vuelta al mundo y un reportaje publicado por The Washington Post da cuenta de lo «histórico y significativo» del hecho.

 
«En las próximas semanas, los ciudadanos que buscan cannabis en esta pequeña nación sudamericana podrán entrar en una farmacia y comprar marihuana aprobada por el gobierno al precio de US$ 1,30 el gramo. Sin preguntas ni una nota del médico requerida», comienza el artículo.
 
Para no confundir a los turistas que llegan a Uruguay pensando que podrán adquirir marihuana de forma libre o encontrarán cafés al «estilo de Ámsterdam para fumar», se aclaran algunos puntos que deben tener en cuenta. «Uruguay es el primer país del mundo en legalizar completamente la producción, venta y consumo de marihuana, pero bajo sus estrictas reglas. Los extranjeros no tendrán acceso».
 
Además, se aclara que no habrá tiendas que vendan caramelos, «pasteles psicodélicos o cualquiera de los otros derivados comestibles ofrecidos en Estados Unidos» como sucede en los estados de Colorado y Washington, donde una incipiente industria de marihuana se encuentra en auge.
 

«Uso aburrido»

Respecto a cómo se va a implementar la venta de marihuana en Uruguay, el artículo califica al modelo de legalización como «lo más aburrido posible», con «una vasta burocracia reguladora que determinará desde la composición genética de las plantas hasta el porcentaje de compuestos psicoactivos de sus flores».
 
El cannabis se ha legalizado para su uso recreativo o médico en más de la mitad de los Estados Unidos, pero sigue siendo esencialmente prohibido por la ley federal. Los activistas estadounidenses se han estado preparando para una confrontación con el gobierno de Trump y el fiscal general Jeff Sessions, que se opone a la tendencia de liberalización.
 
Canadá, México, Colombia son otros de los países de América que se encaminan a legalizar el cannabis en forma limitada, pero se destaca que sólo Uruguay ha establecido un sistema integral para regular todas las facetas del ciclo de vida de la planta.
 

«Socialmente liberal y regulado»

«No es casualidad que la legalización de la marihuana se produzca en el Uruguay socialmente liberal», destaca el artículo de The Washington Post. La legalización del aborto, el reconocimiento del matrimonio y adopción de niños por parejas del mismo sexo se incluyen dentro de los «logros socialistas del pequeño país, con niveles relativamente altos de regulación y un fuerte papel estatal en la economía».
 
Las diferencias entre el impulso dado a la ley de regulación del cannabis durante el gobierno de José Mujica y la cautela actual de Tabaré Vázquez no quedaron exentos de la comparación, en la que se contrapone la imagen del «exguerrillero devenido en estadista» a la del «médico que impulsó la lucha contra el tabaco».
 
El modelo uruguayo es reconocido en varias partes del mundo y sus resultados serán evaluados minuciosamente por quienes busquen transitar por el mismo camino de Uruguay.