Un equipo de investigadores de Reino Unido ha revelado que la variación del gen `AKT1´ en los consumidores de cannabis podría influir en el desarrollo de psicosis. El estudio, en el que han participado 442 fumadores, servirá para identificar qué personas son más vulnerables al consumo así como para desarrollar fármacos que inhiban esos efectos negativos.

Los efectos que provoca la marihuana en cada persona son diferentes. Algunos fumadores experimentan ligeros síntomas mientras que a otros pueden afectarles de una manera más intensa, incluso provocándoles episodios de paranoia o psicosis. Ahora un estudio desarrollado por investigadores de las universidades británicas de Exeter y College parece haber encontrado la razón de esa diferencia en el gen ´AKT1`. La variación de este gen podría estar directamente relacionada con la predisposición a padecer psicosis, según han desvelado estos científicos en su publicación de la prestigiosa revista Translational Psychiatry.

Este proyecto se basa en estudios genéticos anteriores. En 2012, desde el Instituto de Psiquiatría de la Universidad King´s College London publicaron sus evidencias sobre la relación de la variación del genotipo `AKT1´ con el riesgo de desarrollar psicosis en los consumidores de cannabis.

«Sabemos relativamente poco sobre lo que hace que ciertas personas sean vulnerables a desarrollar psicosis de fumar cannabis, pero esta investigación sugiere que una pieza del puzzle puede ser esta diferencia genética,» señaló la doctora Celia Morgan, profesora de psicofarmacología de la Universidad Exeter y co-autora del proyecto.

Para llevar a cabo el estudio los investigadores eligieron a 442 personas que debían ser consumidores habituales de marihuana. Analizaron sus reacciones y comportamientos en dos fases. Primero cuando habían consumido recientemente y, en una segunda fase, una semana más tarde, en la que tuvieron que mantenerse sin fumar.

Entonces los científicos midieron el grado de los síntomas y los efectos sobre la pérdida de memoria para así poder comparar los resultados. Esto les llevó a ver que los participantes que contaban con una variación del gen ´AKT1` tuvieron una reacción mucho más fuerte al cannabis que aquellos que no la tenían. Incluso pudieron observar que algunas personas con esa variante padecían paranoia, pensamientos delirantes y modificaciones visuales al consumir la planta verde. Unos resultados que les han permitido demostrar la importancia de la genética en la relación entre el cannabis y la psicosis.

Las mujeres con más probabilidades de deterioro en el memoria

El estudio también revela una mayor incidencia de deterioro de la memoria a corto plazo en las mujeres consumidoras de marihuana.

«Nos sorprendimos al encontrar más deterioro de la memoria en las mujeres«, confesó Morgan. «El hallazgo `AKT1´ era lo que buscábamos predecir a partir de trabajos previos que descubrieron que las personas con psicosis producida por fumar cannabis eran más propensas a tener este gen”.

Unos resultados claves en los avances científicos

Las conclusiones de este estudio ayudarán a los médicos y científicos a identificar a aquellas personas que son más propensas a desarrollar problemas como la psicosis y otras enfermedades mentales vinculadas; a la vez que permitirá investigar sobre fármacos que puedan controlar estos efectos nocivos en las personas con la variación del gen AKT1.

«Definitivamente hay una relación entre fumar cannabis y la psicosis, aunque es muy improbable que la gente que fuma marihuana acabe padeciéndola”, sentencia Morgan. La especialista concreta que se necesita mucho más trabajo para ser capaces de definir concretamente los perfiles de personas con riesgos, aunque el hallazgo de la relación con este gen es un gran avance que, con más investigación, podrá ayudar en esos casos en los que la planta verde no ofrece la experiencia habitual. 

Fuente Lamota.org