Sting defiende la normalización de las drogas, critica la política prohibicionista que genera muchos más problemas de los que afirma querer resolver y se gana la enemistad de los organismos antidroga.
´Por muchos años, la guerra contra las drogas se ha utilizado como pretexto para encerrar a personas en prisión por periodos de tiempo exorbitantes´, escribió el inglés. La estrella de rock Sting ha provocado gran polémica al referirse abiertamente sobre la legalización de las drogas.

El artículo de Sting puede leerse aquí 

El vocalista inglés de The Police, de 58 años de edad, se encuentra enfrentado a enardecidos detractores, después de pedir «que Estados Unidos termine la guerra contra las drogas para que, básicamente, el país deje que las personas hagan lo que quieran.»  

Sting, cuyo verdadero nombre es Gordon Sumner, dijo que el gasto que se invierte para disminuir el abuso de drogas podría ser utilizado para luchar contra la pobreza y el calentamiento global. «La guerra contra las drogas ha fallado, pero es pero que eso, está dañando nuestra sociedad de una manera activa. El crimen violento está lucrándose en la sombra de esta guerra. Las personas que genuinamente necesitan ayuda no la consiguen, así como las personas que necesitan marihuana medicinal para tratar sus terribles enfermedades», dijo, a través de un blog publicado en la página web de The Huffington Post.  

Asimismo, Sting afirmó que los Gobiernos alrededor de todo el mundo están gastando billones de dólares en llenar las prisiones con «ofensores no violentos, sacrificando nuestras libertades».  

Finalmente, a través de su escrito, el cantante instó a sus seguidores a que se unan a la organización Drug Policy Alliance: Grupo, ubicado en Nueva York, que trabaja para que las personas que han cometido crímenes menores relacionados al tráfico de drogas sean liberadas de las cárceles en EE.UU.  

«Por muchos años, la guerra contra las drogas se ha utilizado como pretexto para encerrar a personas en prisión por periodos de tiempo exorbitantes. Las libertades civiles han sido pisoteadas. Las personas que necesitan ayuda han sido tratadas como criminales», escribió el cantante que vive junto a su esposa Trudie Styler en Manhattan.  

Mientras tanto y tras sus declaraciones, la organización antidroga, DARE, le pidió a Sting que se mantuviera al margen de las políticas de la lucha contra la droga en el país, de acuerdo a reportes de The Sun.

Fuente