El soldado, que había consumido cannabis el día anterior, cogió orina de su hermano, la vertió sobre un recipiente unido al pene de plástico y se lo ató con un arnés a la cadera

Un militar de la Base Aérea de Talavera la Real ha sido condenado a seis meses de prisión por haber intentado falsear la prueba de drogas con un pene de plástico, según ha recogido el diario ‘Hoy’.

Los hechos ocurrieron en 2016 cuando le notificaron sus superiores que tenía que pasar una prueba de drogas rutinaria a la mañana siguiente.

El soldado, que había fumado cannabis el día anterior, cogió orina de su hermano la colocó en un depósito dentro del pene de plástico. Todo ello iba sujeto con un arnés atado a la cadera por dentro de los calzoncillos.

El teniente, al notarle muy nervioso, ordenó a los presentes que abandonasen el lugar y obligó al condenado a bajarse los pantalones. Fue en ese momento cuando descubrió el invento que había creado para pasar las pruebas y acabó confesando todo.

Pese a que el acusado presentó un recurso de casación al Supremo, alegando que nunca se probó si la orina era realmente de su hermano, éste lo ha rechazado y ha confirmado la condena.

Fuente