El parlamento ruso ha aprobado una ley que permite el cultivo de plantas psicoactivas, incluyendo el cannabis y el opio, para fines farmacéuticos. El objetivo de tal medida es cubrir las necesidades de analgésicos del país.

Según un documento del gobierno ruso adjunto a la ley, hay 13 fármacos a base de opio registrados en Rusia producidos por empresas estatales a partir de ingredientes importados. Nueve de estos medicamentos están incluidos en la lista de fármacos que salvan vidas y que son los más importantes. Es fundamental para la seguridad nacional del país encontrar sustitutos para los analgésicos y por eso es necesario establecer todo el ciclo de producción de sustancias psicoactivas y narcóticas, incluyendo el cultivo de las plantas que contienen sus ingredientes, según el gobierno ruso.

Benzinga del 19 de junio de 2019

Fuente IACM