Si bien en el artículo anterior os contábamos que eran los bangers y para que se usaban. En esta ocasión os hablaremos de los accesorios y complementos usados junto a los bangers para optimizar su funcionamiento.

por Raro Genetics, @raroweed

¿Qué son los carbs caps?

Al igual que sucede con otros productos relacionados con las extracciones, los carb caps (dado que usaremos constantemente esta palabra, a partir de aquí no la pondremos en cursiva, al igual que el término “banger”) han llegado desde Norteamérica para quedarse.

Estos accesorios no son más que una tapa con la que cerrar nuestro banger. Gracias al efecto de vacío que produce, consigue retener los vapores originados al entrar la extracción en contacto con la parte inferior del banger. De esta forma concentra tanto los terpenos, como los cannabinoides, y evita su volatilización fuera del banger. El uso de estos artilugios hace que se obtengan inhalaciones más sabrosas y potentes. Este proceso sería similar al usado en las ollas rápidas, las cuales retienen los jugos de los alimentos, potenciando su sabor.

Estas tapaderas, aunque en un inicio estaban enfocadas para ser usadas cuando se realizaban grandes dabs. En la actualidad, gracias a la gran imaginación tanto de consumidores como de fabricantes, se adaptan a un sinfín de posibilidades.

Diferentes tipos de carb caps

Dado el gran número de modelos presentes en el mercado, los clasificaremos de dos formas: por el material en el que están manufacturados y según su diseño.

Centrándonos primero en el material en el que están fabricados, encontramos principalmente tres materiales: cristal de borosilicato, acero inoxidable y titanio. Los de cristal son los más comunes, dado su menor precio y su total salubridad. En cambio, ya sea por su alto precio (especialmente los de titanio) o por su dudosa salubridad, los elaborados a partir de metales son muy poco usados.

Otro factor por el cual podemos encontrar más modelos elaborados con cristal es su fácil elaboración. En la mayoría de los casos se manufacturan a partir de tubos huecos o sólidos que se moldean al ser calentados con quemadores especiales. Además, su tratamiento térmico (proceso por el cual se cuece el cristal para endurecerlo) es normalmente corto a causa del pequeño tamaño de las piezas a templar. Por eso, se pueden templar un gran número de piezas en un horno (especial para este fin) de pequeñas dimensiones.

En cuanto al diseño, los carb caps se podrían clasificar en cinco categorías:

  • Tapa cerrada: este fue el primer modelo que se desarrolló, de ahí que sea conocido como el modelo básico. Este modelo de carb cap no posee ninguna característica singular. Es una tapadera que crea un vacío impidiendo que el vapor se escape, de ahí que los fabricantes los elaboren con curiosas formas para atraer al público. Podemos encontrar figuras tan dispares como cactus, ovnis, patitos de goma… y un sinfín de modelos con la misma funcionalidad, pero con un aspecto diferente. Como curiosidad, este modelo también se usa para tapar las cazoletas de los bongs. Para efectuar el mismo efecto de vacío producido en los bangers. Este tipo de carb cap es ideal para los consumidores noveles, así como los que quieren dabbear extractos con ciertos restos vegetales.
  • Flujo vertical: a diferencia del modelo básico, estos sí contienen un conducto interior que dejará pasar una corriente de aire que se produce al inhalar, pasando el aire en sentido vertical desde la parte superior del carb cap hasta el interior del banger. Estos también los podemos encontrar en multitud de modelos, aunque normalmente son menos elaborados y atractivos que los básicos. Por el contrario, son muchos más versátiles. Especialmente usados en bangers recycler, favoreciendo su efecto. Son usados especialmente por los amantes de las grandes caladas, ya que consiguen obtener un mayor flujo de aire.
  • De cuello largo: bajo nuestro punto de vista, este es el modelo más cómodo de usar. Este tipo de carb cap suele poseer largos conductos, gracias a los cuales, además de enfriar el aire antes de llegar al extracto, nos facilitará su manejo. Evitaremos las incomodas quemaduras accidentales, causadas por el uso de tapaderas de pequeño tamaño. Suelen estar formados por una esfera, de la que sobresalen las dos puntas del conducto. Gracias a este diseño, el flujo de aire puede ser conducido a nuestro antojo, de forma vertical. Al igual que los de flujo vertical, son especialmente usados en bangers recycler.
  • Flujo horizontal dirigido: este modelo es muy similar al anterior, con la salvedad de que en estos carb cap conducen el flujo de aire en forma de “L”. El aire entra de forma vertical y desemboca en horizontal. De esta forma, podemos conducir este flujo hacia las paredes del banger; a diferencia de los modelos anteriores, que embocan su canal de aire hacia la zona inferior del banger. Este modelo es muy preciado por los amantes de las inahalaciones a baja temperatura, ya que el flujo de aire enfría las paredes del banger. De esta forma potenciamos también potenciamos el sabor.
  • Con dabber: este tipo de carb cap, además de hacer la función de tapadera, posee un dabber en la parte superior de esta. Así, se convierte en una herramienta multifuncional. Estos modelos son algo incomodos ya que, a causa del peso del dabber, el carb cap no se mantienen en su sitio. Así que tienes que aguantarlo para que no se caiga. En cambio, si usamos el dabber al calentarse el carb cap (cuando entra en contacto con el banger caliente), corremos el riesgo de quemarnos. Son poco comunes y, a diferencia de los anteriores modelos descritos, este tipo de tapadera suelen estar manufacturada con metal.

Carb cap de flujo vertical

Platillos y dabbers, los complementos perfectos

Otros de los aspectos que debemos cuidar cuando dabbeamos extractos es cómo los manipulamos. Un extracto bien purificado puede contaminarse por unos utensilios inadecuados. Por ello, siempre recomendamos que los dabbers usados para este fin sean de cristal de borosilicato o titanio, ya que solo estos materiales nos aseguran su salubridad. Además, los platillos y envases usados para depositar los extractos deben ser también de los materiales anteriormente mencionados, o bien de silicona de grado médico. Aunque estos materiales no entraran en contacto con el calor, con el mero uso para almacenar los extractos pueden desprender partículas insalubres. Como ejemplo podemos poner el papel de horno. Es muy efectivo y salubre en su primer uso, pero si se manipula en exceso desprenderá microfibras de papel.

Dabs en frío

Para terminar este singular análisis de bangers y carb caps, os queremos mostrar una novedosa técnica que se ha hecho muy popular entre los amantes de los extractos que quieren obtener, además de un efecto potente, el mejor sabor posible. Gracias al efecto séquito, si podemos volatilizar de una forma correcta los terpenos, veremos cómo los cannabinoides potencian su efecto.

Lo primero que cabe destacar de esta técnica es que, para realizarla, necesitaremos un banger cerrado (no puede tener orificios en la parte lateral o inferior), así como un carb cap básico, que posea un conducto interior. Por último, también necesitaremos un mechero tipo soplete.

El primer paso (además de llenar de agua la pipa o el bong) es asegurarnos que nuestro banger está totalmente limpio. De no ser así, el sabor obtenido será muy desagradable. Podremos una pequeña porción de extracto dentro del banger y lo cerramos con el carb cap. De esta forma tenemos un recipiente cerrado, que alberga nuestra extracción. Seguidamente, calentaremos la parte inferior (es muy importante que se haga desde la parte inferior para que no entren partículas de gas) del banger durante unos segundos. Para una vez empiece a burbujear el extracto, dejaremos de aplicar calor y realizaremos la inhalación con la tapa cerrada, e iremos abriéndola cuando veamos que la densidad del vapor producido baja, terminando así la primera calada.

Normalmente, solo se volatiliza una parte de la resina, por lo que podemos repetir el proceso (si esperamos mucho se resacará el extracto) asegurándonos de que consumimos toda la extracción. La primera calada será mucho más sabrosa que la segunda. La segunda potenciará el efecto gracias al descarboxilación producida en la primera calada.

Carb caps listos para usar

Una vez realizado todo el proceso, es muy importante limpiar todas las partes del circuito (desde el carb cap, hasta el bong), ya que, de no ser así, la posterior limpieza será más complicada y menos eficiente.

La limpieza puede llevarse a cabo con la ayuda de alcohol isopropílico o detergente especial para la limpieza de pipas y bongs. Esto facilitará el mantenimiento de nuestras preciadas piezas. Para optimizar la capacidad limpiadora de estos productos podemos meter las pequeñas piezas en una bolsa zip, que llenaremos con el limpiador y cerraremos cuidadosamente; y la agitaremos, agilizando de esta forma su limpieza. Una vez limpios, enjuagaremos con agua y secaremos los utensilios para deshacernos de los restos de cal.

¡Yo vaporizo!