En este número de Cannabis Magazine dedicaremos la sección de vaporización a desgranar qué son los bangers, así como los diferentes tipos que podemos encontrar en el mercado actual.

por Raro Genetics, @raroweed

¿Qué son los bangers?

Al igual que todo lo relacionado con el sector del cannabis, los extractos y su consumo están viviendo una evolución constante. Este hecho viene provocado sobre todo por la gran cantidad de países que ya han legalizado (al menos en cierto modo) su cultivo, consumo y venta. De ahí que cada día salgan nuevas formas de consumir los extractos más purificados, extraídos de forma mecánica. Lo último y más popular en la actualidad son los bangers (a partir de aquí no la pondremos en cursiva).

Los bangers son la evolución de los clavos (ambos se calientan con un potente mechero o de forma eléctrica), que incluso necesitaban una cúpula para contener los vapores producidos y poderlos inhalar (conectados siempre a una pipa o bong). Estos primitivos clavos, evolucionaron a clavos más modernos y que no necesitaban las incomodas cúpulas. Pero esta solución ha sido temporal, ya que estos eran poco adecuados en caso de querer consumir una gran cantidad de extracto en una sola calada. Por ello, los usuarios buscaron diferentes soluciones, siendo la más popular y aceptada los bangers.

Los bangers combinan el principio básico de los clavos (similar a la pipa de Eagle Bill), con la ventaja de tener un depósito mayor donde albergar el extracto mientras es vaporizado. De esta forma permite que la cantidad dabbeda de una sola vez sea mayor, pudiendo depositar en la cazoleta hasta casi un gramo de extracto. Una cantidad excesiva bajo nuestro punto de vista, aunque ciertos consumidores (sobre todo en los Estados Unidos) sí que llegan a consumir esta cantidad de una vez.

Estos depósitos o cazoletas están unidos por un conducto en la parte lateral, al adaptador para la pipa o bong. Una vez el extracto empieza a volatilizarse, el vapor es absorbido a través del conducto que conducirá el preciado vapor hacia el bong. Utilizando de esta forma el principio básico de los primeros clavos, pero sin el engorro de tener que usar las cúpulas y con la ventaja de poder consumir más cantidad de forma óptima de una sola inhalación.

Además, estos singulares y modernos se pueden encontrar en multitud de modelos y formas. Dependiendo del tipo, ofrece unas u otras características especiales para optimizar su uso.

Banger con núcleo reforzado

Tipos de bangers

Los bangers se podrían clasificar de dos formas: según el material con el que están fabricados y según sea su forma. Aunque podemos encontrar otros materiales destinados a la elaboración de bangers, los principales son:

  • Acero inoxidable: pese a que en un principio algunos fabricantes optaron por la fabricación de este material, debido a la poca garantía de durabilidad y salubridad, son pocos sus defensores. Al calentarse, pueden desprender partículas poco salubres y suelen aportar un característico sabor metálico a todos los extractos. Por ello, nosotros desaconsejamos este material cuando es utilizado para este fin. Cabe recordar que al calentarse puede pasar de 0 a 300 grados Celsius en apenas unos segundos, y este material no acepta bien estos cambios bruscos de temperaturas en repetidas ocasiones.
  • Titanio: a diferencia del acero inoxidable, el titanio (de grado quirúrgico) sí soporta estos cambios de temperatura sin sufrir alteraciones. Por lo que la durabilidad está garantizada. Además, dada su dureza, no desprende ningún tipo de impurezas al ser calentado, respetando así tanto el sabor como la salubridad. Por el contrario, este material es muy caro, llegando a costar un banger de calidad básico por encima de los 200 euros.
  • Cristal de borosilicato: bajo nuestro punto de vista, este es el material más adecuado si hablamos de calidad-precio. Suelen costar desde los 30 euros hasta los 120 dependiendo de lo elaborado que sea y de su manufacturación. En caso de ser pieza artesanal puede alcanzar precios muy elevados. Otra ventaja destacable es que son totalmente salubres, sin olvidar que respeta totalmente el sabor del extracto. Por el contrario, este material es frágil, sobre todo si la fabricación no es buena (normalmente las piezas elaboradas por artesanos de nivel suelen soportar mejor los golpes) haciéndolo poco apto para los manazas.
  • Cuarzo: este material es muy similar al cristal de borosilicato, aunque ofrece una mayor resistencia a los golpes. Por el contrario, este material es más caro que el cristal. Bajo nuestro punto de vista, es demasiado caro para las ventajas que nos pueda ofrecer.

Dabbeando sobre núcleo reforzado

En cuanto a la catalogación según su forma, los principales modelos serían:

  • Básico: el modelo más básico se basa simplemente en una cazoleta de cristal unida a la pipa o bong gracias al conducto encargado de transportar el vapor. Tanto este modelo como los más elaborados pueden adquirirse para conexiones macho o hembra y casi de todos los tamaños, compatibles con nuestras piezas de cristal favoritas. Como dato, el tamaño medio suele ser entorno a los dos centímetros de diámetro, con una base plana que reparte el extracto por todo su fondo.
  • Fondo redondo: el modelo con fondo redondo es muy similar tanto en forma como en uso al modelo básico, con la salvedad de poseer un fondo curvo. Esto hace que haya más superficie del banger en contacto con la extracción, consiguiendo una volatilización de la resina más rápida e uniforme. En cuanto al tamaño, suele tener un diámetro menor que los básicos, pero en altura suelen ser más altos.
  • Lágrima: los banger tipo lágrima serían la forma más extrema de los bangers de fondo redondo. En cambio, estos modelos poseen un fondo muy similar al de las copas de cava, siendo, sobre todo, muy visuales. Dada su forma, son más frágiles que los modelos anteriores.
  • Núcleo reforzado: la evolución del modelo más básico es el de núcleo reforzado. Estos banger tienen en el fondo una especie de botón añadido que hace que haya dos alturas. Este botón de forma natural adquiere mayor temperatura, haciendo que la extracción se vaporice con mayor rapidez. Además, permanece más tiempo caliente, facilitando las caladas más grandes. Por el contrario, con este tipo de banger hay que tener cuidado con no pasarse de temperatura.
  • Doble pared: los bangers tipo pared suelen ser similares al modelo básico y de fondo plano, con la salvedad de tener un doble cristal en la pared. Es decir, entre la pared interior y la exterior hay un espacio. Con esto se consigue un calentamiento más suave y homogéneo. Suelen enfriarse con rapidez, por lo que debemos ser más o menos rápidos a la hora de realizar la inhalación. Como punto en contra se encuentra su fragilidad, ya que, al tener dos paredes más finas en lugar de una, son más sensibles a los impactos o al sobrecalentamiento.
  • Camaleón: este modelo sería la evolución del anterior, ya que en el espacio que queda entre las paredes se encuentra un mineral termo sensible (dependiendo del modelo usan un mineral u otro). Es decir, que cambia de color a la vez que de temperatura. Esto es algo muy valorado tanto por los consumidores noveles como por los expertos, ya que de una forma sencilla se puede tener una noción de la temperatura a la que está el banger. De encontrarse demasiado caliente, estropeamos el sabor, haciéndose incluso incomoda la inhalación. Por ahora, este tipo de banger suele estar disponible solo en el modelo básico, aunque me consta que los artesanos del cristal ya trabajan para ofrecernos modelos más complejos dotados de detalle. También cabe destacar que el mineral está encapsulado, por lo que no deja ningún resto insalubre en nuestro vapor.
  • Recycler: este sería el modelo más sofisticado dentro de los bangers. Parte de un modelo básico al que se la añade un tubo en el fondo, conectado a su vez con el deposito. Además, lleva un anillo (removible) que actúa de repartidor del extracto. Es decir, la extracción se deposita en el fondo e ira haciendo un recorrido por el tubo recycler que mandará de nuevo a la extracción para el depósito. De esta forma formaremos un circuito por donde discurrirá el extracto, algo muy visual cuando vaporizamos porciones de un tamaño considerable. Gracias al anillo, el extracto se repartirá mejor, aireándose y calentándose mientras discurre por el anillo, mientras cae por la cazoleta o depósito.

Vaporizando en banger de fondo redondo

Estos modelos los podemos encontrar en los diferentes materiales antes mencionados. Aunque por su precio y versatilidad, el cristal de borosilicato suele ser el material más usado.

También cabe destacar que la mayoría de modelos permiten su uso de forma manual, mediante el uso de sopletes de cocina o mecheros de grandes prestaciones; así como conectarlos a resistencias eléctricas especialmente diseñados para este fin, con las que podemos controlar la temperatura de una forma más o menos precisa.

Os animamos a estar atentos al próximo número de Cannabis Magazine, donde os mostraremos alguna novedosa técnica, así como los accesorios ideales para el uso de bangers.

¡Yo vaporizo!