Analizamos el empleo de la planta del cannabis para uso medicinal y curativo, algo que ya está regulado en países como EEUU, Alemania o Portugal, pero no en el Estado español.

Nos encontramos ante un vacío legal frente a una realidad clara. El cannabis se consume, de manera lúdica pero también de manera medicinal para hacer frente a los efectos de enfermedades raras, del cáncer o la esclerosis múltiple.

La Unión de Pacientes por la Regulación del Cannabis ha pedido durante el confinamiento, que se tuvieran en cuenta estas necesidades porque ha habido personas desesperadas que no podían acudir a los clubes de cannabis para poder acceder a esta planta y poder hacer frente a sus dolores. Piden que estos clubes, de consumo entre socios mayores de edad que no vende a terceras personas, se regularicen para que no tengan que buscar el cannabis en traficantes.

El debate está abierto en la ONU que a finales de este año puede tomar una decisión sobre el uso medicinal. De momento no lo hay por falta de acuerdo. La OMS recomienda que se saque de la lista de las sustancias más peligrosas como la heroína y se pase a la de las más livianas como la que recoge, por ejemplo, la morfina, que se usa para aplacar dolores.

En el Estado español, el debate no existe en las instituciones que tienen que regularlo, a pesar de las propuestas de Podemos para que se apruebe una ley integral sobre el cannabis. Otras formaciones plantean solo su uso medicinal. Mientras tanto, la Ley Mordaza prohíbe la posesión y el consumo en vía pública y la compra venta.

En Ganbara de Cerca tratamos el tema con Javier Fernández Ruiz, Doctor en Biología de la Universidad Complutense, y Carola Pérez, Presidenta del Observatorio Español del Cannabis Medicinal.

Fuente