Inicio Noticias ¿Por qué la marihuana nos ayuda a desconectar y hace que nos...

¿Por qué la marihuana nos ayuda a desconectar y hace que nos sintamos bien?

40
0
  • Cada uno tiene claros los motivos por los que consume marihuana. Si consumimos marihuana es porque hace que nos sintamos mejor tanto a nivel físico como mental.
  • Según el carácter de cada uno, podemos utilizarla para potenciar nuestra creatividad, para disfrutar con nuestros amigos, o para relajarnos tras un duro día de trabajo. Cada uno elije cómo consumir marihuana en base a sus criterios propios y a su perspectiva.
  • Pero, ¿qué sucede en nuestro cerebro? ¿por qué el consumo de marihuana hace que nos sintamos bien y nos produce un estado general de bienestar? En este artículo te damos la respuesta a estas preguntas y las claves para que entiendas cuales son los mecanismos e interacciones generados por el cannabis en nuestro cerebro.

Anandamida: el neurotransmisor responsable del «colocón»

Varios estudios e investigaciones realizadas por equipos científicos americanos en animales, hace varios años, evidenciaban que la sensación de placer experimentada por los humanos estaba inducida por la dopamina, un neurotransmisor que garantiza la comunicación en nuestro sistema nervioso y que interviene también en nuestro comportamiento diario.

Se creía que «el sistema de recompensa» de nuestro cerebro (zona hedónica), responsable directo de la sensación de placer que sentimos en cualquier circunstancia, se activaba con la presencia de THC (tetrahidrocannabinol), que a su vez induce a un aumento muy significativo en la producción de dopamina en el sistema límbico del cerebro.

Pero esta teoría pierde peso y se considera errónea desde que a principios de los años 90, Raphaël Mechoulam, científico de origen israelí que identificó y sintetizó el THC por primera vez, descubriera un neurotransmisor llamado anandamida que parece ser el responsable directo del estado de alegría y de felicidad que sentimos en las situaciones cotidianas de nuestra vida.

Parece que la acción de la dopamina sobre el ser humano es menor, y que las conclusiones de los estudios realizados sobre animales no son validas para el hombre.

La anandamida ha sido también denominada «molécula de la felicidad». El termino anandamida proviene de la palabra «ananda», en lengua sanscrita, que significa «felicidad» y «alegría». Parece que juega un papel muy significativo a nivel de nuestra percepción de la felicidad y que también actúa sobre la memoria, la inteligencia, el lenguaje corporal, el dolor, el apetito y la fertilidad. Además, posee un gran potencial inhibidor a nivel de la proliferación de células cancerosas en los humanos.

Parece que también tiene poder antidepresivo gracias a su papel en un proceso que conlleva la formación de nuevas células nerviosas. En contrapartida, al igual que ocurre con otros neurotransmisores, la anandamida se degrada rápidamente en el propio cuerpo y el estado de felicidad que genera es efímero y pasajero.

La anandamida más en detalle

La anandamida es un neurotransmisor cannabinoide endógeno que se produce de forma natural en nuestro cerebro. Se trata de un cannabinoide endógeno o «endocannabinoide» (cannabinoide presente en el organismo del ser humano y en el de los animales), igual que los «fitocannabinoides» (cannabinoide presente en las plantas). Estos dos cannabinoides poseen una potente interacción con los dos receptores del sistema endocannabinoide CB1 y CB2. En concreto, la interacción con el CB1 es lo que produce el efecto euforico cuando el THC está presente.

Dado que la anandamida y el THC poseen propiedades idénticas, se podría decir que al consumir marihuana se reproducen los mismos efectos. Al consumir marihuana fumada o vaporizada, los efectos del THC se notan enseguida. Funciona como un sistema de mecánica de precisión, una vez que un neurotransmisor se conecta con el receptor adecuado, le comunica al cuerpo que responda con una reacción.

A partir de ese momento, el «sistema de recompensa» de nuestro cerebro se activa, y crea un sentimiento de bienestar o de placer según la situación vivida. Generalmente, la marihuana produce efectos agradables en la mayoría de consumidores, no obstante una persona sobre cinco está expuesta a una experiencia desagradable.

Esto se debe a que una encima natural llamada FAAH (amida de ácido graso hidrolasa) desactiva la anandamida. Y como no todos los individuos producen la misma cantidad de FAAH, de ello dependerá la reacción de cada organismo.

En los sujetos que producen menos FAAH, la asimilación es más lenta, y están más relajados porque sufren menos fluctuaciones y su estado emocional es más estable. No obstante, cuando consumen marihuana, un efecto tan potente les genera ansiedad y se acaba convirtiendo en una experiencia negativa.

Un cannabinoide como el THC produce un efecto bifásico, lo que significa que una pequeña dosis producirá un efecto agradable (eufórico, de bienestar, clarividente, relajación) mientras que una dosis muy alta provocaría una experiencia desagradable (ansiedad, paranoia, sudoración). El consumo moderado es la clave de un buen equilibrio.

La extraordinaria simbiosis que se produce entre el sistema endocannabinoide y los fitocannabinoides es muy llamativa biológicamente hablando. No obstante todavía están pendientes muchas investigaciones científicas para poder entender qué es lo que sucede. La marihuana tiene mucho que ofrecer, y, en un futuro, los avances científicos lo demostrarán.

Fuente Dinafem.org