Desde este año, ningún deportista profesional va a ser sancionado por usar marihuana para calmar sus dolores ya que desde el 1 de Enero, el cannabidiol, conocido como CBD está permitido en todos los deportes profesionales.

“Esto no significa que sea posible fumar marihuana antes o durante una competición deportiva, porque el THC (Tetrahydrocannabinol), el principio psicoactivo del cannabis, sigue entre las prohibiciones de la Agencia Mundial de Antidopaje (AMA), una entidad rigurosa y prestigiosa”, aclara a Con Bienestar el doctor Jorge Franchella (MN 44 396), médico deportólogo y cardiólogo, director del Curso de Especialista de Posgrado de Médicina del Deporte de UBA.

Según el texto enmendado del Anexo al Convenio contra el dopaje, hecho en Estrasburgo el 16 de noviembre de 1989, en el ítem S5 para cannabinoides, siguen prohibidos la marihuana natural, el hashish y los productos sintéticos de THC.

“Los deportistas deberían ser conscientes de que algunos productos CBD extraídos de plantas de cannabis pueden contener también THC, lo que podría derivar en un positivo”, advierten desde la propia AMA.

“Con esto habilitaron una fracción, un solo componente de varios que conforman la marihuana. EL CBD es el que tiene la propiedad que se elige en medicina y está validad científicamente”, remarca Franchella.

El CBD o cannabidiol es un elemento presente en algunas de las diversas variedades de marihuana. Es uno de los más de 545 compuestos que forman parte de la química del Cannabis Sativa, el tipo de cannabis medicinal de uso más extendido.

Deportistas de alto rendimiento y aficionados en general encontraron en el CBD un compañero en su vida deportiva, al ser útil en el tratamiento del dolor. “Hay que evitar universalizar el concepto, debemos ser cuidadosos”, enfatiza el especialista.

Fuente