Inicio Noticias Pedalea por una buena causa: Medical Cannabis Bike Tour recauda fondos para...

Pedalea por una buena causa: Medical Cannabis Bike Tour recauda fondos para investigar tratamientos contra el cáncer

25
0

La Fundación del Tour por el Cannabis Medicinal organiza una carrera anual para reivindicar el uso de la marihuana terapéutica y reunir fondos para investigar en este campo, gracias a las aportaciones individuales y el apoyo de patrocinadores como Dinafem Seeds. La última edición de esta original vuelta ciclista se ha celebrado hace solo unos días y el dinero recaudado servirá para impulsar ensayos clínicos conducidos por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid. El objetivo es probar la efectividad de los compuestos cannabinoides en el tratamiento del glioma, un tipo de cáncer que afecta al cerebro y la médula espinal.

Los amantes de la marihuana y las bicicletas están de enhorabuena porque existe una estupenda iniciativa que combina ambas aficiones: hablamos del Medical Cannabis Bike Tour. Esta carrera anual a dos ruedas tiene como objetivo reivindicar el uso de la planta de marihuana en medicina y recaudar dinero para apoyar vestigación sobre su aplicación en tratamientos contra el cáncer.

Pero, ¿qué tiene que ver el ciclismo con el cannabis? ¿Por qué utilizar este deporte para crear conciencia sobre la marihuana medicinal? Según sus organizadores, se trata de una gran manera de desafiar las ideas preconcebidas que muchas personas tienen sobre esta planta, además de una forma original de unificar a la gente y llamar la atención sobre su causa en los medios de comunicación.

La última vuelta ciclista cannábica organizada por el este colectivo ha tenido lugar recientemente, entre el 17 y el 19 de mayo, cuando los corredores han disfrutado de tres jornadas deportivas en las que han completado nada más y nada menos que 420 kilómetros: es el ‘tour’ más largo hasta la fecha. Los participantes de esta quinta edición han recorrido la distancia que separa la ciudad eslovena de Liubliana de Bolonia, en Italia, donde finalizaron el itinerario y asistieron a la exposición Indica Sativa Trade como mágico fin de vuelta.

Solo el primer día, los deportistas se enfrentaron a 12 kilómetros de ascenso entre los 800 y los 1600 metros, una de las etapas más duras de la historia del ‘tour’, según explican sus responsables. No obstante, disfrutaron de unas magníficas vistas durante el camino hasta la bota europea; y la mayoría de ciclistas, independientemente de la edad y el género, consiguieron llegar al final de la aventura con tanto esfuerzo como ilusión.

Año a año ha ido aumentado el número de participantes. Mientras que en 2012 acudieron únicamente un par de ellos, el año pasado se reunieron unos 80, y esta última edición ha congregado alrededor de un centenar, procedentes de diferentes partes de Europa y el continente americano, un auténtico pelotón ciclista internacional.

Aunque no ha sido el caso esta vez, el recorrido de anteriores ediciones tuvo a la península ibérica como escenario: en 2013, culminó en la exposición GrowMed celebrada en Madrid y en 2014 terminó en la feria Spannabis en Barcelona, en un tour desde Valencia (350 Km) que reunió a 50 corredores y consiguió una recaudación en patrocinios de más de 100.000 €.

En la experiencia pueden participar tanto consumidores de marihuana como público en general, unidos por su afición por el deporte y su compromiso con la causa que defienden los impulsores de la Fundación del Tour por el Cannabis Medicinal. Esta organización sin ánimo de lucro, responsable del evento, sostiene que la situación legal actual del uso de marihuana está frenando la investigación terapéutica en torno a ella.

Luc Krol, de Paradise Seeds, uno de los impulsores de la iniciativa junto con su compañero Matej Munih, de Snail Rolling Papers, asegura que se trata de “un movimiento popular muy importante, para propiciar un cambio positivo que reconozca el valor medicinal de la planta de cannabis”. Defiende que “si los gobiernos no financian la investigación, lo haremos nosotros mismos”.

Así, además de reunir dinero para realizar estudios científicos, Krol y el resto del equipo ayudan a la Asociación Internacional por las Medicinas Cannabinoides para defender los derechos de los usuarios de la marihuana medicinal ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Durante los últimos tres años han reunido más de 250.000 euros gracias a sus patrocinadores, entre los que se encuentra Dinafem Seeds o Cannabis Magazine. Los utilizarán para financiar los trabajos dedicados a estudiar el uso de los cannabinoides (el THC y el CBD) en un proyecto que corre a cargo de un equipo de expertos de la Universidad Complutense de Madrid, dirigido por los investigadores Guillermo Velasco y Manuel Guzmán.

El dinero reunido en esta edición se invertirá en ensayos clínicos para probar, con el respaldo del Grupo Español de Investigación en Neurooncología (GEINO), el efecto de estos compuestos en pacientes con glioma, un tipo de cáncer muy agresivo del cerebro y la médula espinal que por lo general ofrece una esperanza de vida de solo 12 meses después del diagnóstico. Las pruebas tienen dos objetivos: por una parte, estudiar la forma en la que estos químicos influyen en la muerte de células cancerosas y, por otra, encontrar la mejor manera de combinar las sustancias derivadas del cannabis con otros agentes utilizados para luchar contra los tumores.

La investigación comenzará con la participación de entre 30 y 40 pacientes de varios hospitales españoles. Estos serán divididos en dos grupos: después de la operación para retirar las células malignas, unos recibirán los compuestos cannabinoides conjugados con fármacos contra el cáncer, mientras que otros tomarán solo estos últimos y una sustancia placebo. La estrategia sirve para realizar comparaciones y apreciar el verdadero efecto de los químicos.

Estas pruebas definitivas para el estudio revelarán si los cannabinoides son efectivos para tratar la enfermedad, lo que significaría que el desarrollo de un tratamiento basado en estos compuestos podría salvar muchas vidas. No obstante, si los resultados confirman la situación contraria (que no son útiles en este tipo de casos) también serán valiosos, ya que evitarán que muchas personas malgasten su dinero en comprar productos que no les benefician y cuyos efectos actualmente no están probados.

Desde el punto de vista científico, este estudio será muy importante en el campo de la investigación del cáncer. Existe una gran cantidad de evidencia anecdótica de que el cannabis puede ayudar a los pacientes con cáncer, con muchas personas que han empezado a auto medicarse en todo el mundo. A través de esta investigación se espera demostrar que los cannabinoides pueden ser eficaces para el tratamiento de ciertos tipos de tumores, dando a los profesionales de la salud la oportunidad de medicar con cannabinoides sobre la base de datos científicos, en lugar de guiarse por casos de éxito aislados o no probados clínicamente en humanos.

 

Los cannabinoides sintéticos ya se recetan como componentes de medicamentos en varios países. Es el caso del Marinol (empleado en los Estados Unidos y Canadá) y del Cesamet (permitido en Canadá, México, Reino Unido y Estados Unidos), pero todavía queda un largo camino por delante con el fin de que la marihuana para uso medicinal se afiance como una opción para los pacientes de todo el mundo.

Según ha indicado Guillermo Velasco, el único país donde actualmente se realizan estudios clínicos es Reino Unido. La responsable de su ejecución es la empresa GW Pharmaceuticals, que trabaja en una línea de terapia secundaria en la que los afectados toman un nuevo tratamiento que incluye el fármaco Sativex después de haberse sometido a los métodos estándares. Sin embargo, el científico advierte de que los resultados en estos casos no son del todo concluyentes, debido a que los pacientes participantes en los ensayos se encuentran en un estado avanzado de la enfermedad y su cuerpo se ha hecho resistente a los agentes. En un futuro, una vez hayan terminado su investigación, Velasco y su equipo propondrán a la farmacéutica trabajar juntos para desarrollar el tratamiento.

El experto español se muestra positivo y asegura que la aceptación social del cannabis medicinal está creciendo. “Hay más estudios clínicos, investigaciones sobre su uso para combatir otras enfermedades y se ha probado su efectividad en varias condiciones”, ha señalado. “En una cultura abierta, llega un punto en el que prohibir el cannabis deja de ser lógico, no solo por razones médicas, sino también porque no parece evitar el tráfico de estupefacientes”, concluye el investigador.

Tú también puedes contribuir a la causa de la Fundación del Tour por el Cannabis Medicinal haciendo una aportación económica en el ‘crowdfunding’ con el que reúnen fondos para la investigación. Y si además te gusta montar en bici y no te asustan los retos, anímate a participar en la próxima edición del Medical Cannabis Bike Tour y disfruta de una victoria, tanto médica como deportiva, que redunda en el beneficio de todos.

Fuente Dinafem.org