Las tiendas de marihuana de Ottawa aplauden la decisión del gobierno del primer ministro Doug Ford de permitirles entregar el producto a domicilio o a partir de sus negocios.

Las tiendas de cannabis fueron excluidas  de la lista de servicios esenciales y tuvieron que cerrar el pasado 3 de abril para mantener el aislamiento social e impedir la propagación de la pandemia de COVID-19.

Pero ahora el gobierno revocó su decisión y los negocios de cannabis están de vuelta.

La Vicegobernadora Elizabeth Dowdeswell, firmó el decreto.

¿Las razones detrás de este cambio?

*los negocios de venta de marihuana emplean a muchas personas que actualmente pudieron sus empleos.

*la venta del cannabis en el mercado negro empezó a florecer.

Hace dos años y medio, en octubre 2018, Canadá legalizaba la venta de marihuana con fines recreativos.

En algunas provincias los negocios eran controlados por el Estado, en otras la venta se hacía en tiendas tanto privadas como estatales y en otras simplemente fue la industria privada la que obtuvo la licencia para vender la marihuana legal.

El gobierno de Justin Trudeau fundamentó su decisión de legalizar la marihuana legal con el argumento de que tal medida ayudaría a arrebatar el comercio de ese producto al crimen organizado.

EL COVID-19 sacudió el negocio

El lunes, el primer ministro de Ontario, Doug Ford, dijo que le preocupaba el impacto del COVID-19 en la economía de la provincia.


El 3 de abril, el Primer Ministro la provincia de Ontario
incluyó a los negocios de venta de marihuana en la lista de productos no esenciales de la provincia para incluir las tiendas de cannabis.

Ahora la provincia permite a esas tiendas entregar a domicilio de lunes a domingo, entre 9 a.m. y 11 p.m.

En realidad, este cambio hace que los negocios del cannabis operen como muchos otros en estos tiempos, es decir manteniendo una distancia entre ellos y sus clientes.

Es lo que indica Jenessa Crognali, portavoz del Fiscal General de Ontario.

Una de las compañías que saluda la decisión del gobierno de Ontario hace hincapié en que en estos tiempos de pandemia y de aislamiento, para ciertas personas el consumo de marihuana es una necesidad.

«Nuestros clientes – ya sea que tengan alguna dependencia mental o física del cannabis o no – realmente necesitan y quieren productos de cannabis para superar esta terrible experiencia en este momento», dijo Harrison Stoker, vicepresidente del Grupo Donnelly, propietario de Hobo Cannabis.

El regreso del mercado ilegal es una preocupación

En la tienda Superette de Ottawa, su director, Mimi Lam, dijo que está aliviada de poder mantener a flote a su personal.

Antes de que la provincia cambiara de posición, la única forma en que los clientes tenían acceso a la marihuana era en línea a través de la Tienda de Cannabis de Ontario, administrada por la provincia, y Lam dijo que la gente optaba rápidamente por buscar en el mercado negro.

«Eso limitaba severamente el acceso a productos seguros y regulados. Y vimos muy rápidamente la proliferación de operadores ilícitos dijo Lam.

En su declaración, el gobierno de Ford admitió que también cambió la política para frenar el comercio ilegal durante la pandemia.

Hasta hoy se registraron 52 tiendas de cannabis con licencia en la provincia que ofrecen servicios de entrega y recogida en la acera a sus clientes.

Fuente