La fiscal general de Nueva York, Letitia James, informó este jueves de que se ordenó a la empresa Finest Herbalist, especialista en la venta de Cannabidiol (CBD), que cese de comercializar su producto «Pure Herbal Total Defense Immunity Blend» como un medicamento que cura o trata la COVID-19.

A través de una nota, James señaló que empresas como Finest Herbalist están describiendo engañosamente la efectividad de sus productos contra la COVID-19, lo que da al consumidor una sensación de falsa seguridad y pone en riesgo sus vidas.

Según apuntó la Fiscalía, la Organización Mundial de la Salud no ha identificado aún ninguna medicina específica que prevenga o trate el virus, por lo que cualquier anuncio por parte de esta empresa en el que asegure que sus productos son efectivos para combatir el coronavirus son una violación de la ley estatal de Nueva York.

“La publicidad engañosa nunca es aceptable, especialmente durante un momento de crisis. Esto es una cuestión de salud pública y de seguridad. Mi oficina continuará persiguiendo a las compañías que intenten obtener ganancias ilegales de esta pandemia”, expresó James en el comunicado.

Finest Herbalist abordaba a los consumidores con campañas de correo electrónico, mensajes de texto o anuncios digitales con frases de reclamo como «Protección contra el coronavirus con aceite de inmunidad» y «Lucha contra la propagación del coronavirus! Pure Herbal Total Defense Immunity Blend».

Además del cese de estas estrategias «engañosas» de marketing, la Fiscalía ordenó a la compañía que provea de una explicación en todas las páginas web en las que anunció el producto indicando que no sirve para diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, incluido la COVID-19.

Desde que se desató la expansión de la COVID-19 en Nueva York, la Fiscalía general del estado ha enviado cientos de peticiones a comercios para que dejen de cobrar precios excesivos por las soluciones hidroalcohólicas, desinfectantes o alcohol.

La pandemia del coronavirus, que ya ha dejado más de 5.300 muertos y 217.000 contagiados en EE.UU., ha forzado a las autoridades en todo el país a decretar medidas de restricción de movimientos, confinamiento de los ciudadanos y a cancelar eventos públicos.

El estado de Nueva York reportaba este jueves un total de 2.373 fallecidos por coronavirus (432 más ayer) y 92.381 contagiados (8.669 más que este miércoles), mientras busca alternativas para paliar la escasez de respiradores, que al ritmo actual de ingresados podrían agotarse en los próximos seis días, según el gobernador Andrew Cuomo.

Fuente