Segunda parte de este excelente artículo sobre la variedad Nothern Lights. Leer primera parte.

nlexterior

 

Y finalmente llegué al periodo de floración. Esta planta florece con alegría desde la tercera semana. Al principio se muestra un poco tímida pero su ascendencia es gradual y firme. Ves cómo mejora día a día. Largos pelillos blancos nacarados brotan por todas partes y en poco tiempo te manchas cada vez que la tocas. Tiene tanta resina que literalmente te impregnas al manipularla lo más mínimo. Los cogollos no son muy grandes. La NL no es una planta “espectacular”, de foto. No es una de esas variedades que queda cojonuda en foto. Los cogollos, visualmente hablando, no son “demasiado”. No os dejéis engañar por las apariencias: éstas engañan cuando se trata de la NL. ¡Y más con un buen curado! Lo cual es esencial con esta variedad a mi juicio.

En este periodo podemos subir la EC hasta llegar a 1,6 o 1,8 Ms. Yo personalmente no me he atrevido con más ya que la planta se veía lozana y con tanta resina que me parecía un abuso aumentar la dosificación. Las plantas nos hablan, a su manera, pero nos hablan. Si la planta está sana se nota en todo: el color verde de sus hojas, el aspecto de vigor general… ¡todo! Si llegamos a un punto de fertilización que vemos que a la planta le va de puta madre es una osadía intentar sobrepasarlos. Si tienes varias plantas puedes y debes practicar con una y así sacar conclusiones para el próximo cultivo de esa variedad. Pero como os digo un aspecto de buena salud general es la mejor señal de que lo estamos haciendo bien y todo lo que sea sobrepasar esos límites es osado y peligroso. Además tenemos que saber combinar los distintos fertilizantes del mercado. Si esto es de suma importancia en todas las variedades en el caso de la NL es más que aconsejable.

Personalmente aboné de la siguiente manera durante la fase de floración. Comienzo siempre con el abono especial floración, que en el caso de Biobizz es el Biobloom, y en caso de BAC el Bac bloom. El primer abonado se lo doy tan sólo con estos abonos y llegando hasta 1,2 ms o 1,3 ms. La planta no parece descontenta así que la siguiente hago una combinación entre el Biobloom y el Top max, si uso Biobizz, o el Bac bloom y el P K Booster, si estoy abonado con BAC organics. Doy la mitad de un producto y la mitad del otro pero no sobrepasando la EC de 1,3 ms. Estos productos interactúan entre si y por lo tanto su combinación revierte en mejores resultados. Y así sucesivamente, siempre combinando y subiendo paulatinamente la EC en cada riego. Pero ojo, no siempre abonando; de vez en cuando riegas con agua pura y punto. Al menos una vez cada tres. El agua a 6,00 de ph, por supuesto. Aunque tengo que admitir que en exterior la cultivé con un agua de ph 7,00 y también se comportó de maravilla.

Otro punto interesante es usar algún estimulante de floración que además de conseguir más flores también consigue que cosechemos ligeramente antes. En realidad el estimulante de floración es aún más importante en exterior ya que conseguimos cosechar lo suficientemente antes como para evitar las lluvias del otoño con los riesgos de hongos que conllevan. Aunque, desde ya, afirmo que la NL no es nada propensa a los hongos nunca está de más prevenir.

Nada más que decir del cultivo en interior salvo que precisa de unos 65 días para estar en su punto óptimo que, a mi entender en esta variedad, es cuando casi la mitad de los tricomas están ya de color ámbar y la otra mitad de color blanquecino traslúcido pero no transparente. O sea: bien madurita.

 

EXTERIOR

En exterior es todavía mejor, como casi todas las variedades. La he cultivado en macetas no muy grandes, como de unos 15 litros, y se obtienen plantas no muy grandes pero de exquisita calidad. Personalmente hubiera preferido cultivarlas en macetas mayores pero no me fue posible debido a mis limitaciones de espacio que tan sólo me permitieron cultivar unas 5 plantas. Aún así la calidad de las NL me compensó con creces la reducida producción ya que, como ya he dicho, la NL no es una variedad muy productiva.

Hice un abonado diferente del explicado para interior. En realidad lo que hice fue no abonar casi nada pero puse regularmente una generosa capa de mantillo encima del substrato. El mantillo, al descomponerse poco a poco, iba proporcionando todos los macro y micro nutrientes necesarios para las plantas. De hecho son muchos los cultivadores que no utilizan nada sino mantillo para abonar sus NL y otras variedades. Es una buena idea pero que yo recomendaría sobre todo si están cultivadas en el suelo directamente. En este caso no lo dudéis y si tenéis esta suerte no os agobiéis mucho si no tenéis dinero para abonos orgánicos buenos; el mantillo es muy barato y un gran fertilizante.

En maceta es diferente y yo aconsejo, al menos así lo hice yo, poner el mantillo siempre pero además, al menos en la fase de floración, aplicar algunas veces un buen abono orgánico sólido o líquido. En maceta debéis tener mucho cuidado con el abono líquido ya que el exceso de calor de nuestro verano hace que la tierra se cueza literalmente y los abonos, con sus sales metálicas, no ayudan con este problema. Por lo tanto tened mucho cuidado con el tipo de maceta. Si la encontráis blanca mejor que mejor pero si no lo que debéis hacer es forrarla de blanco con cinta aislante de este color. ¡Ni se os ocurra dejarlas al sol en macetas negras! Y si no os apetece forrarlas con cinta aislante al menos poned una tabla o algo que la proteja de los rayos directos del solaco español del verano. Ya sé que esto es válido para cualquier variedad pero os aseguro que las NL acusan esto más inclusive. Además es una planta que aunque no necesita mucho fertilizante es una gran bebedora de agua.

Aquellos que podáis permitiros plantar directamente en el suelo y dispongáis de cierto presupuesto y tiempo en abundancia os aconsejo que la cultivéis en hidropónico. Efectivamente haced un buen agujero en el suelo, de unos 50 litros de volumen, y rellenadlo con una mezcla de lava volcánica y mantillo. Digamos que un 85% de lava volcánica y un 15% de mantillo. Procurad que la lava sea de un gran calibre, como de unos 10 milímetros cada piedra. Utilizad un buen abono orgánico y…¡ya veréis que bomba! Cuanto mayor sea el calibre de la lava más veces habrá que regar, puesto que se seca antes el grande que el pequeño, lo cual nos permitirá abonar con más frecuencia sin que esto conlleve un exceso de fertilizante. Como ya he explicado en interior el hecho de regar con mucha frecuencia evita la acumulación de sales metálicas en el sistema radicular.

El mantillo lo mezclamos con la lava para que dure un poco más húmedo. Si no se lo añadiéramos duraría muy poco y tendríamos que regar con mucha más asiduidad. Esto sería cojonudo ya que precisamente el regar mucho nos permitirá abonar con más frecuencia pero quizás acabéis hasta las narices de regar tanto. Un poco de mantillo evitará este problema.

Igualmente es muy aconsejable poner una buena capa de humus de lombriz encima del substrato, al menos hasta el mes de julio, inclusive, para fomentar un crecimiento más vigoroso de las plantas. Cuanto más vigorosas sean las plantas mejor será la flor que produzca. Como a nosotros lo que nos interesa son las flores tendremos esto en cuenta.

Un consejo que os garantizo es una bomba es utilizar spray foliar de vez en cuando, al menos una vez por semana, durante el periodo vegetativo. Cualquiera que tengáis a mano pero fijaos que sea orgánico. Desconozco en estos momentos las marcas que tengan esta posibilidad pero insisto en que sea orgánico. No imagináis lo eficaz que son los abonos foliares en exterior, de hecho mucho más que en interior. Eso sí: hacedlo por las noches o por la mañana antes de que el sol haga efecto lupa y nos fastidie las hojas con quemaduras. Por las noches mejor ya que además de abonar proporcionamos a las plantas un baño refrescante que les ayudará a aliviarse del estrés producido por las horas de solana inmisericorde.

A mí personalmente lo que me ha ido de maravilla con las NL es usar purín de ortigas durante todo el periodo vegetativo. El purín de ortigas consiste en lo siguiente. Llenamos un barreño, lo mayor posible, de estas malas hierbas. Una vez lleno añadimos agua hasta que lleguemos al borde mismo. Hecho esto tapamos todo con lo que sea; una tapa o un madero, lo que tengáis más a mano. Finalmente removemos todo al menos una vez al día. Al cabo de las tres semanas, quizás dos, el mejunje olerá horriblemente pero habréis obtenido el mejor fertilizante para vegetativo que os podáis imaginar. No lo uséis así; deberéis mezclarlo con agua. Una parte de este potingue maloliente mezclado con tres partes de agua nos proporcionará un fertilizante con 1,00 Ms de EC. ¡Nada mal! ¡Y gratis! También podréis usarlo como fertilizante foliar aunque es todavía mejor para riego. Podéis combinar los dos sistemas: riego y foliar.

Se cosecha pronto: a mediados de octubre. Los cogollos no son muy grandes pero al menos son duros como piedras y repletos de grasienta resina.

Tanto en exterior como en interior la NL tiene que ser curada sí o sí. Ya sé que esto es aplicable a todas las marihuanas pero en caso de la NL esto se eleva a la categoría de ley. No os podéis imaginar lo que cambian los cogollos tras un par de meses de buen curado. Si os podéis permitir curarla más todavía mejor. Pero un mínimo de dos meses en una caja de cartón o aún mejor en una caja de madero de cedro tipo 00.

El colocón es grande, inmenso, rotundo. Si está bien curada es una marihuana de las que te lías un canuto y te lo fumas por capítulos. Lo enciendes y le metes tres caladas; después lo apagas. De esta manera te lo fumas por fases a no ser que quieras quedarte “esnucao”. Su aroma es delicado, no es una hierba que destaque por su olor, pero su sabor nos deja un retrogusto afrutado en la boca que permanece aún después de haber terminado de fumar. Sin embargo, cuando la planta está viva, el olor nunca es una cuestión alarmante; no te delatará como algunas otras variedades.

Y nada más que decir salvo que os aconsejo de todo corazón que os decidáis a cultivarla; no os arrepentiréis.