La Guardia Civil detiene al dueño de un invernadero clandestino situado en una nave del polígono industrial Oeste de Alcantarilla y con una producción anual en torno a las 1.500 plantas

La Guardia Civil de la Región de Murcia detuvo al responsable de un invernadero clandestino dedicado al cultivo intensivo de ‘cannabis sátiva’ en una nave del polígono industrial Oeste de Alcantarilla que utilizaba sofisticados dispositivos para el cultivo, modificaba genéticamente las plantas para elevar el THC (Nota CM: me descojono con estas chorradas de la prensa) y reproducía música clásica para acelerar el crecimiento.

La detención de este individuo por delito de tráfico de drogas se produjo en el marco de la operación ‘Aroma2’, una investigación dirigida a perseguir el cultivo ilegal de marihuana, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

En el registro efectuado en la nave se desmanteló un invernadero clandestino dedicado al cultivo intensivo de ‘cannabis sátiva’, compuesto por 250 de plantas, todos los útiles empleados para esta actividad ilícita, así como seis kilogramos de marihuana dispuestas para su distribución y consumo y 500 gramos de hachís.

En el marco de las investigaciones desarrolladas con el objetivo de prevenir y perseguir el tráfico de drogas, guardias civiles especializados en prevención de seguridad ciudadana iniciaron la operación al tener indicios de la existencia de un punto destinado a la producción de grandes cantidades de marihuana dirigido por una persona vinculada frecuentemente a esta actividad ilícita.

La investigación permitió a los agentes ubicar la sede del cultivo en una nave del polígono industrial Oeste, en Alcantarilla, por lo que se estableció un dispositivo de vigilancia sobre el inmueble y el sospechoso con la finalidad de recabar indicios para desmantelar el cultivo ilícito de drogas.

Alta seguridad para evitar ser detectado

Los guardias civiles constataron que el ahora arrestado se valía de elevadas medidas de seguridad para evitar su vinculación con el tráfico de drogas, como cambiar asiduamente el lugar de cultivo, utilizar dispositivos para minimizar el característico olor que desprenden este tipo de invernaderos y realizar los desplazamientos con cierta prudencia.

Durante los últimos días y una vez obtenidos todos los indicios necesarios, la Guardia Civil realizó la entrada y el registro de la nave industrial objeto de la operación en la que se ha detenido al sospechoso y se desmanteló un sofisticado invernadero clandestino tipo ‘indoor’, compuesto en ese momento por 250 plantas. Además se incautaron de seis kilogramos de marihuana dispuesta para su distribución y venta y de 500 gramos de hachís.

Música clásiva para favorecer el crecimiento

De la investigación se desprende que el ahora detenido se dedicaba íntegramente al cultivo y tratamiento de la marihuana para su venta. Para llevar a cabo esta labor utilizaba avanzadas tecnologías tanto para el mantenimiento como para el tratamiento de las plantas de cannabis.

La instalación desmantelada, valorada en 30.000 euros aproximadamente, estaba compuesta por sofisticados dispositivos de ventilación, regadío, iluminación y calefacción, así como una instalación de hilo musical en el que reproducía música clásica para intentar favorecer el crecimiento de las platas.

También cabe destacar la gran pureza que tenían las plantas de marihuana, verificando que habían sido modificadas genéticamente para agilizar su crecimiento y elevar su el índice de tetrahidrocannabinol (THC).

Igualmente se pudo constatar que el principal destino del cultivo desmantelado era surtir a asociaciones de fumadores del Campo de Cartagena.

1.500 plantas al año

El análisis de la información obtenida durante la investigación se presume que el invernadero desmantelado, tipo ‘indoor’, tenía una capacidad de producción superior a 200 plantas por cosecha, estimando que podría cultivar alrededor de 1.500 plantas anuales.

El arrestado, español, de 39 años, vecino de Murcia y con antecedentes policiales, junto con la droga, los efectos incautados y las diligencias instruidas, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Murcia.

Fuente