De acuerdo con un estudio, el cannabis tiene moléculas analgésicas que son 30 veces más potentes que una aspirina

Seas partidario de la legalización de la marihuana o no, es un hecho que su uso medicinal tiene una efectividad innegable, pues ha demostrado ser útil para tratar enfermedades como la epilepsia, el Párkinson, artritis, asma, cáncer y, de forma general, para dolores crónicos.

Hablando de este último caso, los científicos no habían logrado identificar cómo o por qué era que el cannabis tenía este poder analgésico… hasta ahora. Por primera vez desde que se estudia a la planta con fines medicinales, un grupo de científicos logró identificar cómo la planta produce las moléculas que sirven como analgésicos y que, además, son 30 veces más potentes que una aspirina.

Usando una combinación de bioquímica y genómica, han logrado determinar cómo el cannabis produce las moléculas cannflavina A y cannflavina B, también conocidas como flavonoides y descubiertas por primera vez en el año 1985. Durante muchos años, la investigación sobre las mismas se paró debido a la alta regulación que existía en todo lo relativo al cannabis.

Fuente