La bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado rechazó, por mayoría de votos, discutir y aprobar antes del 30 de abril la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto sobre el uso medicinal de la mariguana y el aumento del gramaje para portación.

La decisión fue tomada luego de una intensa discusión, realizada a puerta cerrada, en la que sólo seis panistas respaldaron la posición del presidente del Senado, Roberto Gil, para que la reforma sea procesada y votada en las próximas horas.

A pesar de la resistencia de Acción Nacional, el bloque integrado por el PRI y el PVEM sólo necesita de tres votos adicionales para sacar adelante la legislación, ya que sólo requiere de mayoría calificada, es decir, 65 votos.

La confrontación interna en el PAN se elevó a tal grado esta mañana, que los asesores y colaboradores de la bancada blanquiazul fueron sacados de la reunión en la que se discutió el tema.

Entrevistados al final del encuentro, los senadores Héctor Larios y Ernesto Ruffo coincidieron en que no es el momento para entrar a la discusión de la reforma, debido a que se trata de un tema que requiere un análisis cuidadoso y a profundidad.

Desde ayer, el senador panista Ernesto Cordero criticó que Gil haya manifestado su apoyo a la propuesta de Peña Nieto y asegurado que sólo faltaba un voto para aprobarla por mayoría.

«El secretario de Salud entendió que este tema ameritaba una discusión más profunda, pero el senador Gil, ahora sí que por sus pistolas, dijo que esto va a pasar», expresó.

De acuerdo con testimonio de algunos de los senadores presentes en la reunión, Cordero se presentó este jueves con una báscula, para ejemplificar físicamente lo que implica legalizar la portación de 28 gramos de cannabis, con lo que pueden forjarse más de 30 cigarros.

El coordinador del PAN, Fernando Herrera, informó que ya notificó a sus homólogos del PRI, Emilio Gamboa, y del PRD, Miguel Barbosa, que su grupo parlamentario está en contra de que se discuta el tema de la mariguana.

Fuente