Saqueadores profesionales y oportunistas aprovechan el caos tras las protestas por la muerte de George Floyd para arramblar con las tiendas de marihuana.

Las protestas por el asesinato de George Floyd por la policía de Minneapolis han desatado la mayor ola de protestas anti racistas en los últimos 50 años. Pero, una vez más, muchas manifestaciones de repudio han derivado en saqueos, y proliferan los vídeos en los que multitudes arrasan con las existencias de grandes almacenes y tiendas.

Los dispensarios de cannabis no han sido la excepción: decenas de establecimientos en toda la geografía de Estados Unidos están siendo víctimas del saqueo, según informa High Life a partir de testimonios y vídeos recogidos en las redes sociales.

La publicación enumera diversos establecimientos cannábicos que han sido víctimas de los saqueadores en la costa Oeste, de San Francisco a Los Ángeles. En la capital californiana han sido arrasados dispensarios como MedMen, LA Kush o Cookies Melrose, uno de los más selectos y conocidos de L.A.

Sin embargo, el fundador de Cookies Melrose, el rapero Berner, sorprendió apoyando desde su cuenta de Instagram las protestas y asumiendo como un mal menor el saqueo de su negocio:

«Resulta extremadamente desafortunado lo que pasó anoche en nuestro establecimiento de Melrose. Sin embargo, como ser humano que vive en el mundo de hoy no puedo esperar nada menos hasta que se haga justicia», dijo Berner a sus 1,7 millones de seguidores en la red social.

«Podemos reconstruir nuestra tienda, pero no podemos devolver la vida a nadie. Dicho esto, apoyamos lo que está sucediendo en el mundo, se necesita hacer una declaración. Rezo para que cada cual permanezca seguro y proteja a su familia en un tiempo como este»

[Siguiendo a ritmo de hip-hop, un día antes Anonymous había hackeado supuestamente la radio de la policía de Chicago para pinchar el tema ‘Fuck tha police’, de 1988. Por supuesto, cualquier comparación entre el rap adocenado de Berner y la feroz diatriba de N.W.A. es pura coincidencia].

En Oakland, San Francisco, también sufrió saqueos el establecimiento Magnolia Wellness por parte de ladrones armados aprovechando el caos suscitado por las protestas. Al igual que sucedía con Berner, su propietaria, Debby Goldsberry, lamenta el saqueo pero no deja de apoyar la expresión de rabia por la muerte de George Floyd:

«Nuestra tienda puede reconstruirse, pero las vidas robadas por la policía se han ido para siempre. La policía está asesinando gente delante de nuestros ojos, y la rabia ha explotado».

Goldsberry ha sido nombrada Luchadora por la Libertad por la revista High Times y es una destacada luchadora contra el racismo y a favor del activismo cannábico.

El único afectado que se opuso a esta violenta modalidad de “protesta” fue el también rapero B Real, de los legendarios Cypress Hill, propietario de la cadena Dr. Green Thumbs en California:

«Asaltar, saquear y quemar los negocios durante una pandemia no van a ayudar al cambio que necesitamos, es un paso atrás. Protesta pacíficamente y rechaza a los instigadores que no están ahí en nombre de George Floyd», escribió B Real en Twitter.

Lo cierto es que las legítimas protestas contra la brutal intervención policial en Minneapolis están sirviendo de parapeto para ladrones profesionales, que aprovechan la situación de caos social para saquear los establecimientos cannábicos.

Fuente Lamota.org