Con la regulación de la marihuana para uso medicinal, son muchos los nuevos negocios que están floreciendo. Bree Whitehead, CEO de Stoned Media Group, es una licenciada en marketing de 29 años que quiso apostar por unir dos «vicios»: los desnudos y la hierba.

Uno de sus productos estrella es Naked Weed Report, un canal de vídeos en los que presentadoras que visten lencería leen noticias sobre el mundo del cannabis mientras se desnudan del todo. Tan simple como eso.

La polémica que está dando a conocer aún más la web ha surgido por parte de sectores feministas. Hay quien se siente decepcionado con el hecho de que este negocio lo haya fundado una joven mujer que «convierte a sus semejantes en objeto». La llaman «mala feminista». Pero cada vez que Whitehead concede una entrevista demuestra que las críticas le resbalan. A quien lo ne guste, que no mire.

 

Whitehead asegura estar harta de que las mujeres se crean con derecho a decirle a otras mujeres lo que tienen que hacer, y de tener que justificarse por querer ganar dinero de forma honesta —aunque, reconoce, no para todos los gustos—. Asegura que las modelos que participan en su negocio son chicas cultas y formadas que, simplemente, «están muy buenas» y no tienen problemas con rentabilizar su físico. 

Id a quemar vuestros sujetadores. Yo usaré uno con relleno doble y aro

En un post que escribió para la web Stoned Girls, Whitehead resume de forma precisa su filosofía liberal.

«Soy una mujer de 29 años en una industria manejada por hombres, no tengo excusas para justificar lo que hago. Lo he hecho todo por mi propio beneficio, no he hecho nada que detenga mi crecimiento […] Mujeres, dejad de decir a otras mujeres que lo están haciendo mal. Id a quemar vuestros sujetadores. Yo usaré uno con relleno doble y aro. Comprad vuestros mocasines de piel de origen orgánico con el que donáis el 75% de los beneficios a causas nobles. Yo prefiero los tacones a las 4 de la madrugada. Follad con todas las tías y tíos que queráis. O no. Vosotras decidís. Ese es mi feminismo. El vuestro y el mío pueden coexistir».

 

.