Un senador estatal de Texas presentó hoy el primer proyecto de ley en la historia del estado sobre el uso de la marihuana medicinal para permitir que personas con enfermedades crónicas puedan obtener el cannabis bajo prescripción médica.

En una rueda de prensa en el Capitolio Estatal de Austin para presentar esta iniciativa, el demócrata José Menéndez aseguró que la marihuana es «una medicina legítima» que puede ayudar a una gran variedad de personas, motivo por el cuál decidió impulsar esta idea.

«La marihuana puede ayudar desde la abuela que sufre de cáncer hasta el veterano para enfrentar el desorden de estrés postraumático después de regresar a casa de la guerra», señaló el senador.

Hasta ahora, 28 estados del país han reconocido el beneficio médico del cannabis, incluyendo estados conservadores como Arkansas, Montana y Dakota del Norte.

El proyecto de ley presentado por Menéndez no especifica la cantidad de marihuana que pueden recibir los pacientes y de qué manera, decisiones que deja «bajo la responsabilidad de los médicos».

La propuesta, de ser aprobada en el periodo legislativa que se inicia en el próximo mes de enero, contempla la distribución del cannabis a través de una red de dispensarios y operadores privados, similares a las farmacias, regulados bajo «estrictas pautas» por el Departamento de Seguridad Pública de Texas.

De este modo, el estado usaría una infraestructura existente y se basaría en el registro ya establecido bajo la Ley de Uso Compasivo, aprobada en 2015, que permite a personas con epilepsia intratable recibir aceite de cannabis que contiene tetrahidrocannabinol (THC), el ingrediente activo de la marihuana.

Fuente