La abundancia de polen en la planta de Cannabis podría ayudar a incrementar la población de abejas

Un estudio realizado por la Universidad de Cornell encontró que la planta de Cannabis Sativa puede atraer hasta a 16 especies de abejas. Y entre más grande sean las plantas, más diversidad de visitantes tendrán.

A pesar de no tener néctar, las abejas son atraídas por las grandes cantidades de polen que produce el cáñamo (planta proveniente de la Cannabis Sativa). 

Además, la altura de la planta está fuertemente correlacionada a la abundancia de abejas, pues de acuerdo al estudio, las plantas de cáñamo que miden de dos o más metros pueden atraer una mayor cantidad de abejas que las plantas cortas.

En total, se encontraron 16 variedades diferentes de abejas que pululaban el cultivo.

Alimento para las abejas

Las abejas son agentes polinizadores por excelencia. A través de ellas se realiza el crucial intercambio de polen entre flores, permitiendo así la reproducción de semillas y frutos necesarios para la supervivencia del planeta.

Lamentablemente, debido al calentamiento global, abuso de pesticidas y la intensificación desmedida de agricultura, la población de abejas ha disminuido drásticamente en los últimos años. La buena noticia es que el cáñamo podría ayudar a mantener vivas a colonias enteras de ellas.

Aún en periodos de escasez floral, el cáñamo tiene la capacidad de producir el suficiente polen para nutrir a una diversa comunidad de abejas. De esta manera, el cáñamo representaría una fuente clave de comida para los insectos y un apoyo en la polinización de cultivos.

“Con el incremento de su cultivo, productores, dueños de tierras, y fabricantes de políticas deberían considerar el valor del cáñamo para la comunidad de abejas y tomar en cuenta su atractivo al desarrollar estrategias de control de pestes”, recomendó el estudio titulado “Environmental Entomology”.

¿Miel y Cannabis?

Los autores dejaron en claro que a pesar de que se relacionen con el cáñamo, las abejas no producirán miel rica en THC (tetrahidrocannabinol), el constituyente psicoactivo que se encuentra en plantas de Cannabis. 

Asimismo, la presencia de THC en el polen de cáñamo probablemente no tendrá un impacto en el desarrollo de las abejas ‘debido a la pérdida de receptores cannabinoides en los insectos’.

El crecimiento de la industria del cáñamo podría ayudar a revitalizar la población de abejas a nivel mundial. Sin embargo, será necesario buscar métodos no-químicos de control de pestes que permitan a las abejas obtener del cáñamo los nutrientes completos y necesarios para su desarrollo efectivo y natural.