Según una serie de casos del Centro de Toxicología Médica y Cefalea de la Universidad de Módena y Reggio Emilia en Medina, Italia, entre otras instituciones, la nabilona, un derivado del THC, mejoró la diarrea crónica refractaria en 6 pacientes. Después de tres meses de terapia, la nabilona oral mejoró la salud de casi todos los pacientes, con mejoras visibles en la reducción de los síntomas diarreicos y con aumento de peso.

La mayoría de los beneficios persistieron durante el seguimiento de tres meses. Sólo uno interrumpió el tratamiento después de un mes, debido a fatiga severa y confusión mental; los síntomas desaparecieron en el período de seguimiento.

Pellesi L, et al. Nabilone administration in refractory chronic diarrhea: a case series. BMC Gastroenterology 2019;19:105.

Fuente