El agua es vital para la nutrición de las plantas, sobre todo en las plantas de marihuana ya que participa en la fotosíntesis, ayuda a mantener la temperatura interna de la planta y lo más importante: transporta todos los nutrientes presentes en el suelo a las raíces para que la planta pueda absorber el alimento que necesita. Por lo tanto, el tipo de agua que utilizamos afecta significativamente a la nutrición de las plantas y como tal, debemos asegurarnos de regar utilizando el agua de mayor calidad posible. Esto es especialmente valioso cuando queremos producir grandes cogollos ricos en THC (y/o CBD).

Actualmente la mayoría de los cultivadores riegan las plantas con agua del grifo, pero ¿Sabes que contiene diferentes sustancias y elementos no deseados? ¿Sabes cuáles son? Y lo esencial, ¿Sabes cómo eliminarlos?

Para empezar, el agua del grifo contiene, en mayor o menor medida, CLORO. El cloro es un producto químico añadido por el hombre y se utiliza principalmente para eliminar bacterias, hongos, parásitos y virus del agua potable. Además, durante las estaciones de más calor sus niveles se incrementan para impedir la proliferación de estos microorganismos.

Pero además del cloro, el agua contiene otras sustancias disueltas como sales minerales y METALES PESADOS. El término «metales pesados» se refiere a un conjunto de metales que, sin ser esenciales, tienen un efecto tóxico en los seres vivos. Elementos como el cadmio (Cd), mercurio (Hg), arsénico (As), cobre (Cu), cobalto (Co) y plomo (Pb), entre otros, pueden acumularse en la planta y pasar al ser humano a través de su consumo.

¿QUE CALIDAD DE AGUA ESTOY USANDO?

Hay diferentes calidades de agua, según la concentración de sales minerales que contenga: blanda y dura. Su clasificación se basa en la concentración de minerales que contienen y la unidad de medida para ello es: 

1 mg de contaminante/l = 1 ppm.

Se define como agua dura a aquella que tiene un alto contenido de minerales disueltos. Principalmente, contiene un alto contenido en calcio y magnesio. Para medir su dureza, observamos cuántos miligramos de sales de calcio hay en un litro de agua.

IMG 2715

El rango entre 200 y 400 mg/l es el rango dado para un agua dura mientras que entre 400 y 550 mg/l es para el agua muy dura. En general, el agua del grifo suele oscilar en un rango de entre 170-400 mg/l. Si bien no es peligroso para los humanos, consumir este tipo de agua es dañino para las plantas de cannabis.

Por el contrario, el agua blanda contiene muy pocos minerales. Según la escala de dureza del agua, menos de 150 mg/l es muy blanda, mientras que entre 150 y 200 mg/l es simplemente blanda.

Digamos que una variedad índica, por ejemplo, puede admitir unos valores de EC de entre 1,4 y 2,2 mS/cm, dependiendo de la fase de desarrollo. Si le proporcionamos un agua con 1,0 mS/cm de EC, la cantidad de nutrientes que podremos darle a nuestra planta será de 0,4 a 1,2 mS/cm (la diferencia) para alcanzar los valores deseados. En cambio, si le proporcionamos un agua con unos valores bajos de EC, la cantidad de nutrientes que podremos darle a nuestras plantas será mucho mayor: partiendo de un agua base pura, las plantas no absorberán ningún elemento indeseado, por lo que aumentaremos al 100% la eficiencia de los nutrientes y fertilizantes que usemos; sabremos en todo momento las cantidades de qué y cuánto comen las plantas, además de ayudar a estabilizar el pH.

Ahora que sabes qué tipo de agua existe y qué es lo que contiene tu agua de riego, ya puedes añadir a tu cultivo un sistema de tratamiento de agua. Según la calidad de tu agua solo tienes que escoger el equipo que mejor se adapte a tus necesidades.

SISTEMAS DE FILTRACION DE AGUA

(ELIMINAN EL CLORO)

 

SISTEMAS DE OSMOSIS INVERSA

(REDUCEN LA EC)

Si quieres conocer las 10 RAZONES PARA BAJAR LA EC Y ELIMINAR EL CLORO DEL AGUA, pincha aquí.