Un paciente de cannabis medicinal, cuya licencia para cultivar su propio cannabis fue revocada en 2013, ha presentado una demanda contra el Ministerio de Sanidad de Israel por suministrarle plantas contaminadas con pesticidas peligrosos. Afirma haber enfermado después de obtener sus plantas de cannabis de Teva-Adir, uno de los ocho proveedores de cannabis medicinal en Israel. Dijo que incluso encontró moho en algunas de las flores.

Su abogado Yaniv Peretz envió muestras del cannabis del paciente de Teva-Adir, junto con muestras de otros dos proveedores, Tikun Olam y Seach, para ser analizadas al Israeli Chemical Testing Laboratory del Dr. Noam Chehanovsky. Fueron encontrados nueve plaguicidas en las muestras de Tikun Olam. La compañía niega cualquier uso de pesticidas. Además las muestras de Tikun Olam tenían concentraciones de THC mucho más bajas de lo que anunciaban. Por ejemplo la variedad Eran-Almog se anuncia como que tiene una concentración de THC entre el 24 y el 28%, mientras que según las pruebas sólo tenía un 3’2%.

Jerusalem Post del 19 de agosto de 2016

Fuente IACM