Israel se encamina hacia una despenalización del consumo de cannabis, y la adopción de una nueva política en la que se privilegian la educación y las multas, indicó el jueves el ministro de Seguridad pública.

Gilad Erdan anunció el jueves en conferencia de prensa que había adoptado las conclusiones de una comisión creada sobre el tema y que recomienda los tratamientos y la prevención en el ámbito del consumo de drogas duras.

“Eso significaría que nos encaminamos hacia multas (…) y que las sanciones penales solo se usarían en última instancia” declaró. La propuesta debe ser aprobada por el gabinete del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu pero, según la prensa, la ministra de Justicia Ayelet Shaked ya indicó que apoya la despenalización del consumo de drogas dulces.

En Israel, el consumo recreativo del cannabis es hasta ahora ilegal. Pero el Estado autoriza y alienta desde hace 10 años el cannabis terapéutico para los pacientes enfermos de cáncer, epilepsia, stress postraumático o enfermedades degenerativas.

ALIVIA EL DOLOR

Por otro lado, las ventas basadas en la nanotecnología de la iniciativa israelí Lyotropic Delivery Systems (LDS) Biotech ha empezado en Estados Unidos. El lanzamiento comercial de sus compuestos derivados del cannabis, los cuales tienen como objetivo aliviar la inflamación y el dolor, fue anunciado por LDS y la compañía con sede en Estados Unidos Ananda Scientific.

La nueva tecnología basada en el cannabis de LDS incrementa la cantidad del compuesto cannabidiol (CBD) absorbida en la corriente sanguínea y es más efectiva que otras soluciones disponibles, sin un efecto narcótico, dijo la compañía.

LDS y Ananda Scientific, una corporación manejada privadamente de Delaware que produce y comercializa productos basados en el cannabis, entró en un acuerdo de licencia en el 2015.