La Ertzaintza ha intervenido 30 kilos de marihuana y casi 3.000 plantas de esta droga a un supuesto club de usuarios de cannabis en San Sebastián en una operación en la que 7 personas han pasado a disposición judicial por un delito contra la salud pública, ha informado hoy el Departamento de Seguridad.

En la operación, que permanece abierta, la policía autonómica ha encontrado 30.000 euros en metálico a la organización que distribuía la droga, una actividad que le generaba un volumen económico cercano al millón de euros.

La investigación comenzó a mediados de 2015 cuando la Ertzaintza recibió informaciones en las que se avisaba de la presencia de personas relacionadas con el consumo de sustancias estupefacientes en el barrio de Gros de la capital guipuzcoana.

Ante la alarma social generada, se puso en marcha un operativo preventivo de vigilancia con el que se confirmó que había una aumento en el número de consumidores, sobre todo de marihuana, que acudían a una supuesta «asociación cannábica» ubicada en ese barrio.

La organización está relacionada con una empresa holandesa dedicada a la comercialización de semillas de marihuana y a la explotación de una cadena de locales de consumo de esa sustancia en Amsterdam, explican las fuentes.

Las investigaciones, coordinadas por el juzgado de instrucción número 4 de San Sebastián, se encaminaron a localizar los lugares o infraestructuras relacionadas con esta asociación por lo que se indagó en sus actividades económicas y su posible relación con otras compañías y otras personas.

En febrero pasado, mediante la correspondiente autorización judicial, se realizaron varios registros en la sede de la asociación así como en tres pabellones situados en las localidades guipuzcoanas de Zestoa y Zarautz y en un domicilio particular.

En el local de Gros se encontraron alrededor de 8 de kilos de marihuana, 1,2 kilos de hachís y más de 8.000 euros en efectivo.

En las naves industriales, por su parte, fueron desmanteladas diversas instalaciones equipadas con sistemas de riego, iluminación y ventilación automatizados con un total de 2.900 plantas de marihuana, además de otros 11 kilogramos de esta sustancia preparada para su distribución.

La autoridad judicial ordenó el pasado junio un nuevo registro en el establecimiento de Gros debido a la evidencia de que pudiera continuar con dicha actividad y en esta ocasión fueron incautados otros 10 kilos de marihuana y 23.000 euros por lo que se decretó la clausura temporal del mismo.

Por el momento siete personas han pasado a disposición judicial.

Fuente