¿Qué hay acerca de las etiquetas?
Parte III

Una vez que hayas decidido el tipo de nutriente que quieres dar a tus plantas, aún tienes que elegir cuál te ofrecerá lo que buscas y cuál será el que redundará más en tu inversión. Esto ocurre cuando estás en la tienda y ves todas las marcas expuestas y no sabes por cuál decidirte. En ese momento la etiqueta del producto puede ser de gran ayuda.

Una etiqueta en una botella de nutrientes tiene dos finalidades. La primera es para información y protección; la segunda es hacer que quieras comprar el producto. La primera parte es un requisito legal, incluye el tipo de registro, el NPK (cuando corresponde), un análisis mínimamente garantizado, etc… la segunda parte atañe a la creatividad de marketing del fabricante.

¿Qué dice la ley?  Registro

¿Qué dice la ley?

Registro

En primer lugar, una etiqueta tiene que mostrar siempre algún tipo de registro. Un nutriente puede estar en una de estas tres categorías: mineral, una mezcla de mineral y orgánico u orgánico (biológico).

Minerales

Nutrientes minerales 100 % no tienen que ser registrados si están en una de las categorías definidas por la Unión Europea. Así, un nutriente mineral debe mencionar lo siguiente en su etiqueta: «Nutriente UE», seguido por la categoría a la que pertenece. Por ejemplo: «Nombre del producto, nutriente UE, solución NPK» o «Nombre del producto, nutriente UE, micro nutriente con elementos primarios y secundarios». En estos productos no se realizan análisis por un laboratorio del gobierno, previo a su aparición en el mercado, pero el producto puede ser analizado en cualquier momento por el departamento de represión de fraudes. Es responsabilidad del fabricante cumplir con los requisitos de la categoría a la cual dice pertenecer el producto.

Mezclas de minerales y orgánicos

Todos los nutrientes que no son estrictamente minerales deben someterse a un proceso de registro. En la etiqueta generalmente se indica la norma bajo la cual están catalogados, seguida por el número de registro. Esta categoría está sujeta a un análisis previo realizado por un laboratorio independiente y a un largo trámite burocrático de registro.

Resumiendo, si un nutriente indica que contiene otros elementos además de sales minerales, tienes que encontrar un número de registro en la botella.

Orgánico

Los nutrientes orgánicos tienen dos indicaciones posibles: la primera es «El nutriente se puede aplicar a la agricultura orgánica de acuerdo con la regulación nº tal y cual de la UE», y la segunda : «Nutriente orgánico certificado por…» Hay unos pocos organismos de confianza a cargo de la certificación. Las normas para certificaciones son iguales en toda Europa. Cuando en una etiqueta aparece «se puede aplicar en agricultura orgánica», no se ha hecho ningún control previo. Es una declaración del fabricante, como en el caso de un nutriente UE. Puede ser sometido a control en cualquier momento, y tiene que cumplir con lo que declara.

Etiquetas Eco

El registro bajo una etiqueta «Eco» es mucho más complicado de obtener, ya que no sólo examina el producto sino también todo el proceso de fabricación, incluyendo el origen de los componentes. Según mis conocimientos, en la actualidad muy pocos, o ningún fabricante lo tiene.

Información al consumidor

Además del registro, la etiqueta tiene que dar datos sobre el contenido de la botella. La información siguiente tiene que aparecer siempre en la etiqueta: NPK (cuando corresponda), análisis mínimo garantizado, origen de los componentes. En el caso de micro elementos, también la forma en la cual están presentes (quelatos o sulfatos), y una identificación del quelato, si hay alguno. Una lista de los componentes con sus nombres químicos y un mínimo de garantía de cada elemento declarado. Identificación del fabricante. Dosis específica de uso y forma de utilización (en el idioma nacional propio).

Volumen en el caso de líquido, y masa en el caso de sólido.

Veamos todo esto en forma más detallada.

¿Qué te dice la etiqueta?

NPK significa nitrógeno, fósforo y potasio. Te dice el porcentaje de cada uno de estos elementos (en peso por peso) en tu botella.

Para convertir algo simple en muy complicado, nitrato está expresado como N; P, fósforo, está como P2O5, y K, potasio, como K2O. Esto data de la época cuando los químicos no podían hacer medidas precisas de elementos separados, y medían sus óxidos. Hoy ya no es necesario, pero aún persiste en nuestra legislación como un fragmento del pasado. Para obtener P de P2O5 multiplica por 0,436. Para obtener K de K2O multiplica por 0,830

NPK te dirá si el fertilizante es más adecuado para vegetación, con alto grado de nitrógeno, o para floración y fructificación, con P y K altos. También te dice la relación entre estos tres elementos, por ejemplo NPK 20-20-20 tiene una relación de 1-1-1. NPK 14-7-21 tiene una relación de 2-1-3. Por lo general los nutrientes líquidos y fórmulas completas tienen un nivel bajo de NPK.

Nutrientes secundarios: cuando un fabricante declara tener nutrientes secundarios en la botella, éstos tienen que estar anotados con su nombre completo y símbolos químicos, así como un porcentaje mínimo garantizado. Nitrógeno debe estar separado entre nitrato, amonio y, a veces, urea.

Micro elementos: si provienen de un sulfato, en la etiqueta debe constar «derivado de sulfato de…» Por ejemplo: «0,01% Zinc derivado de sulfato de zinc». Si provienen de un quelato, hay que especificar la naturaleza del quelato. Ejemplo: «Hierro: 1,5%, quelato de Hierro EDTA».

La etiqueta también debe tener «Recomendaciones para el uso» o una «Tabla de aplicación», declarando lo que el nutriente puede hacer (nutriente completo, o «nutriente especializado» enfocado a deficiencias específicas) y cuánto debes usar del mismo. También tendrías que encontrar algunas recomendaciones de seguridad tales como «no dejar al alcance de los niños». Las condiciones de almacenamiento no son indicaciones obligatorias.

¿Qué es lo que la etiqueta no dice?

Una etiqueta puede contener muchas cosas. Parece una gran cantidad de información, pero…

Primero NPK: Hay un mínimo garantizado; significa que la botella puede contener más que eso (a veces mucho más). El fabricante puede declarar menos cantidad de un elemento para que la fórmula parezca más balanceada, o por alguna otra razón. De hecho es práctica normal declarar menos que el contenido real, para tener un margen de error y estar sobre o en el nivel declarado, en caso de control.

Referente a nutrientes secundarios, tiene que haber un nivel mínimo en la botella, para permitir su declaración. Los mínimos están establecidos para aplicaciones en el campo y son difíciles de alcanzar en un nutriente hidropónico. Por lo tanto, el elemento puede muy bien estar en la botella pero no en la etiqueta.

También, según la categoría en la cual se declara el nutriente, la etiqueta puede ser completamente diferente, ya que tienes que declarar sólo los elementos referidos a ésta categoría. Por ejemplo, en el caso de un nutriente líquido completo con micro, se puede declarar como: «Nutriente NPK con micros», en el caso que sólo se dé un porcentaje para el NPK, o, «Micro con elementos secundarios y mayores». En este caso, sólo se da un valor para los micros.

¿Qué encontramos en realidad en las etiquetas?

Todo lo que hemos dicho hasta ahora es teoría. Está de acuerdo con las regulaciones europeas para la distribución de nutrientes en la UE. En el sector de cultivo interior no hay tantos controles como en la industria de la jardinería corriente. Como resultado, muchas etiquetas de productos en las estanterías de los grow-shops dicen muy poco, o aún peor, son engañosas.

Por ejemplo, NPK tiene que aparecer con claridad en la parte superior de la etiqueta. Siempre tiene que estar expresado en % y no en cualquier otra escala. A menudo ésto no es así. He visto botellas en estanterías sin indicación de NPK o con 2, a veces 3 valores diferentes en la etiqueta. También he visto NPK expresado en 10 veces, otras veces en 100 veces más de lo que debería ser. ¡Algunos hasta van más arriba del 100%! En caso de duda, fíjate en la recomendación de la dilución a usar. Si una etiqueta pone un NPK 10 veces más alto que otro pero la dosis de uso es la misma, el que indica el NPK alto está equivocado, sin lugar a dudas.

A menudo los fabricantes no indican qué tipo de micro han empleado. En este caso, asume que es un sulfato. Los quelatos son mucho más caros, mejores para las plantas. Como fabricante, si pongo un quelato en una botella, querré declararlo así.

Conclusión

Una etiqueta tiene que ser algo en lo que el cliente puede confiar para estar informado y hacer una elección. Como hemos visto que éste no es siempre el caso, las etiquetas pueden ser engañosas o dar sólo una información parcial sobre el producto.

Hay una cosa que las etiquetas no dicen: el nutriente que está en la botella ¿es bueno o no? Finalmente, la única manera que tienes de averiguarlo es probarlo tú mismo. ¿Cómo elegir cuando estás en una tienda? Puedes preguntar a un cultivador amigo cuál es el que le va mejor y comenzar usando el mismo producto. Si prefieres decidir por ti mismo y no tienes ninguna idea cuando entras a la tienda, entonces lee las etiquetas y elige la marca que te brinde mejor información.

 

 

 MineralesNutrientes minerales 100 % no tienen que ser registrados si están en una de las categorías definidas por la Unión Europea. Así, un nutriente mineral debe mencionar lo siguiente en su etiqueta: “Nutriente UE”, seguido por la categoría a la que pertenece. Por ejemplo: “Nombre del producto, nutriente UE, solución NPK” o “Nombre del producto, nutriente UE, micro nutriente con elementos primarios y secundarios”. En estos productos no se realizan análisis por un laboratorio del gobierno, previo a su aparición en el mercado, pero el producto puede ser analizado en cualquier momento por el departamento de represión de fraudes. Es responsabilidad del fabricante cumplir con los requisitos de la categoría a la cual dice pertenecer el producto.  Mezclas de minerales y orgánicosTodos los nutrientes que no son estrictamente minerales deben someterse a un proceso de registro. En la etiqueta generalmente se indica la norma bajo la cual están catalogados, seguida por el número de registro. Esta categoría está sujeta a un análisis previo realizado por un laboratorio independiente y a un largo trámite burocrático de registro.  Resumiendo, si un nutriente indica que contiene otros elementos además de sales minerales, tienes que encontrar un número de registro en la botella. OrgánicoLos nutrientes orgánicos tienen dos indicaciones posibles: la primera es “El nutriente se puede aplicar a la agricultura orgánica de acuerdo con la regulación nº tal y cual de la UE”, y la segunda : “Nutriente orgánico certificado por…” Hay unos pocos organismos de confianza a cargo de la certificación. Las normas para certificaciones son iguales en toda Europa. Cuando en una etiqueta aparece “se puede aplicar en agricultura orgánica”, no se ha hecho ningún control previo. Es una declaración del fabricante, como en el caso de un nutriente UE. Puede ser sometido a control en cualquier momento, y tiene que cumplir con lo que declara.  Etiquetas EcoEl registro bajo una etiqueta “Eco” es mucho más complicado de obtener, ya que no sólo examina el producto sino también todo el proceso de fabricación, incluyendo el origen de los componentes. Según mis conocimientos, en la actualidad muy pocos, o ningún fabricante lo tiene.  Información al consumidor Además del registro, la etiqueta tiene que dar datos sobre el contenido de la botella. La información siguiente tiene que aparecer siempre en la etiqueta: NPK (cuando corresponda), análisis mínimo garantizado, origen de los componentes. En el caso de micro elementos, también la forma en la cual están presentes (quelatos o sulfatos), y una identificación del quelato, si hay alguno. Una lista de los componentes con sus nombres químicos y un mínimo de garantía de cada elemento declarado. Identificación del fabricante. Dosis específica de uso y forma de utilización (en el idioma nacional propio). Volumen en el caso de líquido, y masa en el caso de sólido.    Veamos todo esto en forma más detallada. ¿Qué te dice la etiqueta? NPK significa nitrógeno, fósforo y potasio. Te dice el porcentaje de cada uno de estos elementos (en peso por peso) en tu botella.     Para convertir algo simple en muy complicado, nitrato está expresado como N; P, fósforo, está como  P2O5, y K, potasio, como K2O.  Esto data de la época cuando los químicos no podían hacer medidas precisas de elementos separados, y medían sus óxidos. Hoy ya no es necesario, pero aún persiste en nuestra legislación como un fragmento del pasado. Para obtener P de  P2O5 multiplica por  0,436. Para obtener K de K2O multiplica por  0,830 NPK te dirá si el fertilizante es más adecuado para vegetación, con alto grado de nitrógeno, o para floración y fructificación, con P y K altos. También te dice la relación entre estos tres elementos, por ejemplo NPK 20-20-20 tiene una relación de 1-1-1. NPK 14-7-21 tiene una relación de 2-1-3. Por lo general los nutrientes líquidos y fórmulas completas tienen un nivel bajo de NPK.  Nutrientes secundarios: cuando un fabricante declara tener nutrientes secundarios en la botella, éstos tienen que estar anotados con su nombre completo y símbolos químicos, así como un porcentaje mínimo garantizado. Nitrógeno debe estar separado entre nitrato, amonio y, a veces, urea.   Micro elementos: si provienen de un sulfato, en la etiqueta debe constar “derivado de sulfato de…” Por ejemplo: ”0,01% Zinc derivado de sulfato de zinc”. Si provienen de un quelato, hay que especificar la naturaleza del quelato. Ejemplo: “Hierro: 1,5%, quelato de Hierro EDTA”. La etiqueta también debe tener “Recomendaciones para el uso” o una “Tabla de aplicación”, declarando lo que el nutriente puede hacer (nutriente completo, o “nutriente especializado” enfocado a deficiencias específicas) y cuánto debes usar del mismo. También tendrías que encontrar algunas recomendaciones de seguridad tales como “no dejar al alcance de los niños”. Las condiciones de almacenamiento no son indicaciones obligatorias. ¿Qué es lo que la etiqueta no dice? Una etiqueta puede contener muchas cosas. Parece una gran cantidad de información, pero… Primero NPK:  Hay un mínimo garantizado; significa que la botella puede contener más que eso (a veces mucho más). El fabricante puede declarar menos cantidad de un elemento para que la fórmula parezca más balanceada, o por alguna otra razón. De hecho es práctica normal declarar menos que el contenido real, para tener un margen de error y estar sobre o en el nivel declarado, en caso de control.   Referente a nutrientes secundarios, tiene que haber un nivel mínimo en la botella, para permitir su declaración. Los mínimos están establecidos para aplicaciones en el campo y son difíciles de alcanzar en un nutriente hidropónico. Por lo tanto, el elemento puede muy bien estar en la botella pero no en la etiqueta.   También, según la categoría en la cual se declara el nutriente, la etiqueta puede ser completamente diferente, ya que tienes que declarar sólo los elementos referidos a ésta categoría. Por ejemplo, en el caso de un nutriente líquido completo con micro, se puede declarar como: “Nutriente NPK con micros”, en el caso que sólo se dé un porcentaje para el NPK, o, “Micro con elementos secundarios y mayores”.  En este caso, sólo se da un valor para los micros.  ¿Qué encontramos en realidad en las etiquetas?  Todo lo que hemos dicho hasta ahora es teoría. Está de acuerdo con las regulaciones europeas para la distribución de nutrientes en la UE. En el sector de cultivo interior no hay tantos controles como en la industria de la jardinería corriente. Como resultado, muchas etiquetas de productos en las estanterías de los grow-shops dicen muy poco, o aún peor, son engañosas.  Por ejemplo, NPK tiene que aparecer con claridad en la parte superior de la etiqueta. Siempre tiene que estar expresado en  % y no en cualquier otra escala. A menudo ésto no es así. He visto botellas en estanterías sin indicación de NPK o con 2, a veces 3 valores diferentes en la etiqueta. También he visto NPK expresado en 10 veces, otras veces en 100 veces más de lo que debería ser. ¡Algunos hasta van más arriba del 100%! En caso de duda, fíjate en la recomendación de la dilución a usar. Si una etiqueta pone un NPK 10 veces más alto que otro pero la dosis de uso es la misma, el que indica el NPK alto está equivocado, sin lugar a dudas.   A menudo los fabricantes no indican qué tipo de micro han empleado. En este caso, asume que es un sulfato. Los quelatos son mucho más caros, mejores para las plantas. Como fabricante, si pongo un quelato en una botella, querré declararlo así.  Conclusión Una etiqueta tiene que ser algo en lo que el cliente puede confiar para estar informado y hacer una elección. Como hemos visto que éste no es siempre el caso, las etiquetas pueden ser engañosas o dar sólo una información parcial sobre el producto.  Hay una cosa que las etiquetas no dicen: el nutriente que está en la botella ¿es bueno o no? Finalmente, la única manera que tienes de averiguarlo es probarlo tú mismo. ¿Cómo elegir cuando estás en una tienda? Puedes preguntar a un cultivador amigo cuál es el que le va mejor y comenzar usando el mismo producto.  Si prefieres decidir por ti mismo y no tienes ninguna idea cuando entras a la tienda, entonces lee las etiquetas y elige la marca que te brinde mejor información.