Pregunta: Muy buenas. Pues el caso es que tengo un pequeño trastero y estaba pensando en utilizarlo para un cultivo de interior con luces y demás. Me han dicho que la temperatura subirá al ser un espacio pequeño y que tengo que usar extractores para meter y sacar aire. Mi pregunta es: ¿Puede funcionar sólo con un extractor? Gracias por la estupenda información que nos proporcionáis mes a mes a todos los que nos interesamos por María.

Respuesta: Una de las principales dudas que suele asaltar al cultivador novel de interior a la hora de montar el habitáculo de cultivo es qué hacer con la ventilación. Quién mas quién menos habrá leído en algún manual o le habrán contado que a la maría le gusta el aire limpio, cargadito de Co2 y con un cierto movimiento y fuerza. Lo primero y básico son los ventiladores giratorios, que realizan la función de mover el aire, homogeneizando o igualando la atmósfera en cuanto a reparto de gases y creando un ligero viento que mueve nuestras plantas fortaleciendo sus tallos. Por supuesto, la temperatura y la humedad están afectadas directamente por este viento artificial, igualándose mas o menos en todo el habitáculo.

Una de las preguntas habituales que incluso los cannabicultores experimentados suelen hacer es qué es mejor poner, un extractor o un intractor, es decir, meter o sacar aire. La respuesta es simple en principio, pero como se verá, después no lo es tanto, como el cultivo del cannabis.

Todo depende de un solo factor: Si tenemos acceso a cualquier lugar de donde podamos aspirar aire mas frío que la temperatura ambiente del entorno de cultivo, aunque sea un solo grado, la respuesta es clara, meter aire es la mejor opción. Por el contrario, si la temperatura del aire del exterior de la habitación o armario es superior a la del interior, habrá que sacar.

En cuanto a la renovación de aire, vamos a poner un ejemplo bastante clarificador. Imaginemos un bar o pub atestado de gente fumando y lleno de humo. Incluso con una potente extracción se hace casi imposible mantener la atmósfera limpia. Sin embargo, cuando se abre la puerta entra una bocanada de aire limpio que vacía completamente la estancia de humo. En un instante se ha ventilado todo el espacio.

En base a lo anterior, podemos llegar a la conclusión de que en contra de la idea general, es mejor meter aire que sacarlo durante la mayor parte del año. Debemos tener en cuenta que aunque en la calle hagan 30º, debajo y alrededor de nuestras lámparas tendremos con seguridad más temperatura. Por otro lado, hay que mentalizarse de que los espacios en los que cultivamos no son ni mucho menos herméticos, y en esta situación al aire le cuesta bastante menos salir por las aberturas que ser aspirado a través de ellas de forma pasiva, que es lo que sucede al sacar el aire con un extractor.

Por supuesto, lo ideal sería disponer tanto de intracción como de extracción activa de forma simultánea, pero en caso de disponer de un solo extractor, lo mejor es usarlo para meter aire.