P: Hola compañeros, mi nombre es Juan y soy cultivador de interior desde hace algo más de tres años. Aunque mi pregunta tiene poco que ver con el cultivo, se la envío por si me pueden resolver la duda y echarme una mano. Hace unas tres semanas compré por Internet unas mallas de plástico llamadas Ice-O-Lator para hacer hachís con los restos de las cosechas y agua helada. El modelo que he adquirido trae cuatro bolsas de diferentes tamaños, así puedo sacar diferentes calidades. A los dos días de recibirlo en casa, me puse a ello creyendo que era más fácil, leí las pocas instrucciones que trae, y metí en el congelador las bolsas de plástico con los recortes y los cogollos pequeños de las últimas tres cosechas tal y como dicen las instrucciones. A la mañana siguiente y con gran ilusión me puse a hacer Ice-O-Lator, batidora en mano, esperando sacar al menos unos gramillos de rico hash. Aunque sólo utilice dos de las cuatro mallas, me lleve una gran decepción cuando acabaron de escurrir las dos mayas y descubrí el poco tricoma que quedaba…de 90gr de hierba solo saque un gramo y medio, y raspao. He intentado hacerlo un par de veces más por no tirar los restos, pero creo que algo estoy haciendo mal, pues no he conseguido sacar ni cinco tristes gramos de tricoma en total de los 90gr de hierba. Yo estoy seguro de que las mayas estaban bien colocadas, así que no sé. ¿Podéis ayudarme y explicarme detalladamente como se usa el Ice-O-Lator?. Gracias y buenos humos.   

 R:           Saludos Juan, encantados de responder a tu pregunta sobre cómo hacer el Ice-o-Lator. Te cuento, el sistema de extracción de hachís con agua y hielo original, el Ice-O-Lator, es fabricado por la empresa holandesa Pollinator, empresa pionera desde 1992 en la fabricación y comercialización de sistemas de extracción de resina de cannabis tanto en seco como con agua. El método de extracción de hachís al hielo funciona siguiendo un principio muy simple: básicamente al enfriar las glándulas de resina (tricomas de ahora en adelante) se endurecen hundiéndose  mientras los restos de material  vegetal (hojas y palos) flotan en el agua. Las bolsas de nylon donde están las mallas o cedazos  son las encargadas de separar hojas y restos del tricoma, el cual queda adherido en la red microscópica formada por el tamiz de la malla.  En función del grosor de dicha malla se obtienen las diferentes calidades de hachís al agua. Los grosores de cedazo más utilizados son: 30-45micras (primera calidad), 60-75micras (segunda calidad), 90-120micras (tercera calidad), 150-180micras (cuarta calidad o calidad comercial); el modelo mediano de Ice-O-Lator se vende con los cedazos de 45µ (0.045mm), 70µ (0.070), 185µ (0.185mm) y 220µ (0.22).

 

 

DS0100DSC0101

 

 

 

  A continuación os detallamos todo el material necesario para elaborar nuestro hachís al hielo, tomad buena nota: un cubo de 20/25 litros (a ser  posible con tapa), una batidora de cocina  con palas (también puede servir un taladro con unas palas adaptadas), papel de cocina absorbente, 2 bolsas grandes de hielo (entre 2 y 5 kilos),  un termómetro, y los restos, a ser posible, secos y congelados de una o dos cosechas (hojas de la manicura y pequeños cogollos bajos). Los mejores restos que podemos aprovechar al cortar las plantas son las pequeñas hojitas que envuelven los  cogollos cargadas de resina, aunque las hojas más grandes, si tienen tricoma también sirven. Procura retirar los palos y ramitas, es preferible tardar un poco más haciendo esto y así evitar que se estropeen o rompan las mallas. Recuerda que para extraer el mejor hachís al hielo, lo más importante es cuidar la calidad de la materia prima que usemos, pues a mayor cantidad de tricoma, mayor será la calidad del producto final obtenido.

 

DSC0111DSC0108
DSC2023DSC0042 
DSC2024
 
 

 

 

 

Una vez nos pongamos manos a la obra el proceso de extracción es bastantes sencillo: lo primero es colocar en el cubo las bolsas del Ice-O-Lator, empezando siempre por la de menor grosor (generalmente viene indicado en una pequeña etiqueta en la parte superior de la bolsa) hasta colocar la más grande donde quedan atrapados los restos de materia vegetal. Cuando se colocan las bolsas hay que cuidar que éstas queden bien ajustadas al cubo y vigilando que quedé suficiente separación entre las unas y las otras. Una vez colocadas las bolsas, es el momento de añadir los restos vegetales, el hielo y el agua fría (lo más fría posible) dejando el cubo unos 10-15cm sin llenar, y dejamos reposar 15 minutos. Tampoco es conveniente llenar las bolsas con muchos restos vegetales pues los tricomas necesitan espacio suficiente para poder pasar y caer en las otras mallas.

 

 

 

 

 

 

DSC0061DSC2028

 

 

 

Con ayuda de un termómetro comprobamos la temperatura del agua: si está entre los 0.5° y 3° es el momento de comenzar a batir, sino hay que esperar. Recuerda que una de las  claves del éxito en este proceso está en que la temperatura del agua con la que se “lava” la hierba, cuanto más próxima a cero grados esté mejor, ya que así se endurece el tricoma y cae de la hoja con mayor facilidad. Por eso, si guardamos los restos secos de la cosecha en el congelador (un par de días es suficiente) conseguiremos sacar más y mejor hachís en mucho menos tiempo. Después del remojado se remueve un poco el hielo y las hojas. Y ya estamos listos para empezar a batir. Ahora tenemos que hacer un agujero en la tapa del cubo para que podamos meter la batidora o el taladro. Hay que tener cuidado de no ponerlo todo perdido de agua y hojas. El proceso de batido suele durar entre 10 y 15 minutos dependiendo de la cantidad de hierba (esto podemos repetirlo otra vez luego). Después deja reposar otros 15 minutos para que los tricomas puedan hundirse hasta el fondo de las mallas. Repite este proceso hasta que todas las hojas hayan sido batidas y estén flotando alrededor en la cubeta. Normalmente esto te llevará alrededor de una hora y media.

 

DSC0065DSC0080
 
 

 

Una vez batida y reposada el agua helada con la hierba, llega el momento de quitar la tapa y retirar  todo el material sobrante con la ayuda de la primera de las bolsas, la más grande. Deja que el agua escurra y asegúrate que los tricomas no se quedan pegados en la parte externa de la bolsa.  Después, saca la siguiente bolsa dejando escurrir el agua como con la primera.  Si la malla de esta la bolsa está obstruida es una buena señal. Coge la bolsa con las manos y muévela arriba y abajo para mover la masa de tricoma  y que el agua pueda caer mejor. Cuando el agua acabe de escurrir, el cedazo queda lleno de un material pastoso color dorado (los ansiados tricomas), si este producto aparece con un color más verdoso o parece sucio, acláralo cuidadosamente con ayuda del cedazo y un poco de agua fría.  Después dobla la malla con el papel de cocina alrededor y ve apretando hasta secar con el papel la bola de tricomas.

 

 

 

DSC0083DSC0088

 

 

 

 

Retiramos el hachís del cedazo sirviéndonos de una cuchara o cualquier utensilio similar que nos pueda ayudar a rebañar la malla. La humedad que aun queda en la pelota de tricoma debe desaparecer lo antes posible para evitar que empiecen a pudrirse. La manera más fácil y efectiva de secar la resina es apretarla en un pedazo de plástico con la mano hasta que tengas una pelota sólida. Continúa apretando y girando la bola sobre sí, y con ayuda de un alfiler, haz un pequeño agujero en el plástico para que el agua salga y poderla secar con el papel absorbente. Es importante trabajar con las manos la pelota de hachís para  que las glándulas de tricoma se rompan y liberen los preciados cannabinoides. A medida que se amasa la mezcla se ira volviendo más oscura y pegajosa. Cuando terminéis de trabajar el producto, estará listo para ser fumado. Por último, enjuagar bien el Ice-O-Lator y si quedaran restos en las mallas, límpialo usando alcohol 96% y un paño. Buena fumada.

DSC0091DSC0100