De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), los trastornos del sueño son una serie de alteraciones relacionadas con los procesos de sueño

La misma organización reconoce la existencia de al menos, 88 tipos distintos de estos trastornos, siendo el insomnio el más frecuente de ellos y el cual afecta a cerca del 40% de la población mundial en alguna etapa de su vida.

Por este motivo, el 13 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño , creado por la Sociedad Mundial del Sueño con el objetivo de generar conciencia sobre la importancia del sueño saludable para una mejor toma de decisiones y comprensión cognitiva, así como para impulsar las investigaciones por parte de la comunidad científica para medir la calidad del sueño y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Los trastornos del sueños son considerados un problema de salud pública. Hablando específicamente del el insomnio, el trastorno más común, investigaciones han demostrado que su prevalencia se encuentra entre el 10% y el 30% de la población, algunos incluso hasta el 50%-60%.

Un estudio publicado por el Medicine and Primary Care Journal en India, concluyó que los desórdenes del sueño son comunes en los adultos mayores, las mujeres y las personas con problemas médicos y mentales, aumentando significativamente el riesgo a diabetes y otras enfermedades.

En Latinoamérica, estudios mostraron prevalencias aproximadas de 30% en la población, la Encuesta Sobre Dificultades Del Sueño en Una Población Urbana Latinoamericana  de 2004, reportó que, en los resultados de tres ciudades, Buenos Aires, Argentina; Sao Paulo, Brasil; y Ciudad de México, encontraron síntomas de insomnio en 36.5% de la población.

Tan solo en México, en 2017, el 45% de la población adulta presentó mala calidad del sueño, de acuerdo con la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina de la UNAM .

Según los investigadores, aunque esta condición se puede diagnosticar tempranamente, la población no acude al médico por esta razón sino por las enfermedades que lo suelen acompañar. Expertos de la Clínica de Trastornos del Sueño, cuando se duerme poco se incrementa el riesgo de padecer diabetes tipo 2, obesidad y alteraciones cardiovasculares.

De acuerdo con el doctor Wellington Briques, director Médico Asociado Global en Spectrum Therapeutics, la división de medicina cannabinoide de Canopy Growth,  “la legalización de los productos a base de cannabis en varios países del mundo ha generado un interés natural por su potencial para el tratamiento de los trastornos del sueño”.

En Canadá, mediante una donación al Fondo de la Fundación del Hospital del Sagrado Corazón de Montreal – Sociedad Canadiense del Sueño (CSS), la empresa está apoyando una campaña que tiene por objeto organizar a la comunidad científica en torno al uso correcto de la cannabis para los trastornos del sueño.

“La buena calidad del sueño es mucho más importante para nuestra salud a largo plazo de lo que la mayoría de la gente cree. Como les digo a todos mis pacientes, el sueño no es negociable”, comentó Wellington Briques.

Fuente