Hay ciertos días del mes que pueden llegar a ser un infierno para las mujeres. Los dolores ocasionados por la menstruación y la revolución hormonal suelen ser la causa de este fastidio que condena al sexo femenino. No en vano, es habitual que, durante el periodo, muchas mujeres recurran a pastillas o remedios naturales para aliviar las molestias. Ahora, un laboratorio estadounidense ha lanzado una especie de tampón a base de cannabis para, supuestamente, calmar el dolor en la zona pélvica. No obstante, para sentir los efectos psicoactivos de la planta habrá que buscar en algo más que en un par de ellos.

Con la legalización del cannabis en varios territorios de Estados Unidos (en aumento tras las últimas elecciones), los productos relacionados con la marihuana no han hecho más que proliferar. Ya conocíamos los bizcochos, aceites y cremas a base de cannabis, pero lo último está diseñado para esos 3650 millones de mujeres que, más tarde o más temprano, tienen que enfrentarse a los dolores provocados por la menstruación.

La supuesta solución viene por parte de Foria, un laboratorio californiano encargado de emplear “los complejos poderes del cannabis para crear afrodisíacos terapéuticos potentes y productos curativos”, según reza su misión. Aparte de lubricantes femeninos basados en la hierba, ahora el catálogo de esta compañía también incluye un producto conocido como Foria Relief Suppositories. Aunque comúnmente se refieren a ellos como tampones de marihuana, no cumplen con esta función.

Este producto actúa como un supositorio vaginal y su objetivo es, según la compañía, relajar los músculos y paliar los fuertes dolores pélvicos asociados a la menstruación. Los supositorios, del tamaño de un tapón de los oídos, están compuestos por manteca de cacao, cannabidiol (CBD) y tetrahidrocannabidiol (THC), estos dos últimos responsables de los efectos medicinales y psicoactivos del cannabis, respectivamente.

De momento, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos no ha confirmado de forma oficial la efectividad de estos productos, aunque la mayoría de las críticas son positivas. Las mujeres que lo han utilizado afirman que, ciertamente, el supositorio ayuda a relajar los músculos y el cuerpo por completo, por lo que la mayoría de las molestias desaparecen. No obstante, eso no significa que puedan pillarse un colocón, aunque de cintura para abajo se sientan como anestesiadas.

En efecto, Foria no promete efectos psicoactivos, más allá de los que puedan ser ocasionados como efecto placebo. Sin embargo, quien quiera experimentar la sensación mientras el supositorio hace efecto en su organismo puede consumir algún tipo de comestible basado en cannabis antes de usar su producto. Algunas mujeres que lo han probado señalan que “la combinación de los dos fue espectacular”.

Por el momento, la empresa solo comercializa los supositorios en California y Colorado, estados donde el cannabis está regulado. En el resto del mundo, por su parte, habrá que esperar. Además, quienes quieran hacerse con este remedio cannábico tendrán que desembolsar algo de dinero, ya que la caja de cuatro supositorios ronda los 35 dólares (unos 32 euros), una cantidad que no destaca por ser especialmente barata.

Así, las mujeres que no puedan permitirse estos supositorios ni vivan en dichos estados tendrán que conformarse con los remedios caseros de la abuela y las pastillas para menguar los dolores en esos días del mes. No obstante, siempre les quedará la marihuana en otros formatos para disfrutar de un momento placentero.  

Fuente