Inicio Noticias En cifras: el mercado laboral del cannabis en EE.UU. crece de manera...

En cifras: el mercado laboral del cannabis en EE.UU. crece de manera espectacular a la vez que el número de consumidores

43
0

Desde que en 1996 California legalizó el uso de la marihuana medicinal, son muchas las regiones estadounidenses que de una manera u otra han apostado por la planta de cannabis. Gracias al crecimiento experimentado desde 2009, cuando los procesos de regulación se comenzaron a multiplicar, hoy se calcula que entre 100.000 y 150.000 personas trabajan en la industria cannábica del país, un número equiparable al de bibliotecarios o desarrolladores web. Si en unos meses el uso recreativo se legaliza en California, la cifra puede crecer aún más. Esta noticia llega justo cuando más gente, avivada por los procesos reguladores, reconoce que consume marihuana: son ya 33 millones de personas frente a los 40 millones que fuman tabaco

Cada semana tenemos nuevas noticias sobre los beneficios físicos y sociales de la marihuana. Pero también sobre su impacto económico en los lugares donde los procesos normalizadores están más avanzados. En Estados Unidos, donde muchos estados ya han legalizado el cannabis en un uso o en otro, existe toda una industria que ha generado una cantidad muy positiva de puestos laborales.

El ‘Marijuana Business Daily’ estima en su informe ‘2016 Marijuana Business Factbook’ que entre 100.000 y 150.000 personas trabajan en la industria del cannabis de Estados Unidos actualmente. Un número tan grande se explica por las recientes legalizaciones que han tenido lugar en diversos estados del país: 24 estados más Washington D.C. ya regularon el uso de cannabis medicinal. En cuanto al uso recreativo, el populoso estado de California, que representa la sexta economía mundial, votará en noviembre si lo legaliza. De ser así se sumaría a los estados de Oregón, Alaska, Colorado y Washington, así como al Distrito de Columbia. El panorama, por tanto, no puede ser más alentador.

De todos esos puestos de trabajos, según las estimaciones, entre 42.000 y 62.000 están dedicados a la elaboración de productos, servicios y tecnología asociada al cannabis, mientras que entre 37.000 y 52.000 personas trabajan en dispensarios, almacenes y otros establecimientos relacionados. Entre 15.000 y 27.000 son cultivadores a gran escala, un número entre 5.500 y 8.000 elaboran productos de la gama de comestibles y tan solo entre 990 y 1300 están vinculados a la investigación o la experimentación en laboratorios. Todos ellos trabajan tanto en la industria del cannabis medicinal como en la del recreativo.

Para determinar el número de puestos de trabajo, el ‘Marijuana Business Daily’ se sirvió del número de empresas relacionadas con el cannabis constituidas de manera legal, y del número medio de personas a las que emplean cada una, tanto con un contrato temporal como fijo.

Que haya tantos trabajadores también se debe al número de nuevas profesiones que genera la propia industria. Se puede ser fabricante de comestibles, como café o dulces. También, artesanos de bongs o pipas de vidrio. Incluso se puede optar por dedicarse al servicio de entrega a domicilio de los productos o ser crítico de variedades, el trabajo soñado por muchos. Aunque los puestos más demandados suelen ser de técnicos de extracciones, personal de seguridad o trabajos especializados, como puede ser como el de los médicos cannábicos. La variedad de oficios es tanta como negocios o emprendedores existan alrededor.

Los números sorprenden porque estos puestos se habrían creado en apenas siete años, desde 2009: las recientes legalizaciones habrían ayudado a esta explosión laboral, a pesar de que California ya despenalizó el uso medicinal para algunas enfermedades en 1996; Washington, Oregón y Alaska en 1998; Maine en 1999 y Colorado y Nevada en el 2000.

De acuerdo al ‘Marijuana Business Daily’, el número de trabajadores de la industria de la marihuana equivaldría en el país al de bibliotecarios o desarrolladores web. Y las estadísticas pueden mejorar mucho en los próximos meses si tienen éxito nuevos procesos de regulación. Los estados de Maryland (que hace unos meses anunció que estudiaría permitir el cannabis al volante o en las habitaciones de los hoteles), Ohio (cuyo Senado mandó hace unos meses a su gobernador una propuesta para legalizar la marihuana medicinal) o Pensilvania (cuya segunda ciudad más grande, Pittsburgh, votó hace unos meses no encarcelar a los fumadores) están en el punto de mira de la industria que busca seguir expandiéndose.

Sin embargo, el informe del ‘Marijuana Business Daily’ se centra sobre todo en California. Es el estado con mayor población de todo Estados Unidos (39,14 millones de personas), así que la posible legalización del uso recreativo crearía una cifra de consumidores millonaria que necesitaría de una industria propia para atenderla.

Por otra parte, en aquellos estados donde la marihuana es legal, las tiendas cannábicas ingresan más dinero por metro cuadrado que algunas líneas de supermercados estadounidenses. Así, según el ‘2016 Marijuana Business Factbook’, el ingreso anual por metro cuadrado en locales de venta al público (tanto recreativa como medicinal) es de 974 euros (862 euros), mientras que en Whole Foods, una cadena de supermercados alimentación orgánica bastante importante en el país, es de 930 dólares (823 euros), un 5 % menos.

Superando al tabaco

El estudio también revela que la marihuana tiene cada vez más consumidores en Estados Unidos y podría superar en breve al consumo de tabaco. Todo apunta a que las recientes legalizaciones han ayudado a quitar la impronta de sustancia ilegal al cannabis. Así, en los últimos tres años, el uso casi se ha doblado en el país: de acuerdo a una encuesta de la consultora Gallup publicada recientemente, un 7 % de los estadounidenses reconocían en 2013 fumar marihuana; tres años después, representan un 13 %.

Así, de acuerdo a Gallup habría en la actualidad 33 millones de usuarios de cannabis en Estados Unidos, frente a los 40 millones de personas que, según datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades del país, dicen fumar tabaco. Teniendo en cuenta que el consumo de tabaco está bajando (por las campañas gubernamentales y el rechazo social) el estudio de Gallup indica que en algunos años los consumidores de cannabis podrían superar a los de tabaco.

Las nuevas regulaciones ayudarían a que más gente consumiera marihuana o, al menos, se atreviera a reconocerlo, al considerarlo como una actividad legal. Porque, según los responsables de la investigación, las buenas noticias animan a que más gente haga públicas sus apetencias, con independencia de donde vivan. “La voluntad de los estados para legalizar la marihuana podría ser una razón para el repunte del porcentaje de estadounidenses que dicen fumar marihuana, sin tener en cuenta si es legal en su estado particular”, expresó Justin McCarthy, analista en Gallup. McCarthy también explicó que es más probable que los residentes en la parte oeste del país, en donde se encuentran los cuatro estados que han legalizado el uso recreativo, admitan que consumen marihuana.

Todas estas son cifras que confirman el buen momento de la industria del cannabis en Estados Unidos, con unos ingresos estimados que se calcula alcancen entre los 24.400 y los 44.000 millones de dólares para 2020. Con el panorama tan alentador de los próximos procesos regulatorios, quién sabe si muchos de los desempleados actuales o de los emprendedores en ciernes verán en este sector una inmejorable posibilidad de negocio. parece que la propia legislación del país les está ayudando a conseguirlo.

Fuente Dinafem.org