Según investigaciones realizadas por la Universidad de Nuevo México, que ha estudiado de forma muy significativa el cannabis medicinal, su uso podría ayudar a combatir la adicción. Los profesores Jacob Vigil y Sara Stith, junto con el especialista en dolor Anthony Reeve, presentaron el pasado 3 de marzo los resultados de sus estudios sobre cómo el Programa de Cannabis Médico de Nuevo México ha afectado al consumo de opiáceos en pacientes con dolor crónico.

Vigil dijo que el Programa de Cannabis Médico no tiene precedentes porque los enfermos se auto-administran el cannabis ya que los médicos no pueden prescribir las dosis, sólo autorizar a los pacientes a obtenerla. La investigación comparó durante 18 meses el consumo de opiáceos recetados en los enfermos de Reeve incluidos en el programa de cannabis medicinal con pacientes no incluidos en dicho programa, dijo Stith. Su estudio encontró una reducción del 31 por ciento en el uso de opiáceos después de 18 meses en aquellos que consumieron cannabis y un ligero aumento de opiáceos en el grupo control.

Daily Lobo.com del 3 de marzo de 2017

Fuente IACM