Legisladores de las distintas bancadas expusieron sus puntos a favor y en contra del proyecto

Con 26 votos a favor, siete en contra y ocho abstenciones, el documento fue aprobado por dichas instancias legislativas, lo que no significa que la marihuana ya pueda ser utilizada de manera lúdica, médica o industrial, pues se prevé que la siguiente semana se analicen los puntos particulares del dictamen y posteriormente se envíe al pleno de la Cámara Alta para su votación.

Legisladores de distintos partidos expusieron por más de dos horas sus argumentos a favor y en contra del proyecto, que propone, entre otros temas, que las personas puedan poseer hasta 28 gramos de marihuana, a diferencia de los cinco gramos que actualmente están permitidos por ley.

Damián Zepeda, del PAN, fue el principal detractor de las regulaciones, pues brindan «facilidades» para que se acceda a drogas y no previenen la violencia en el país.

En tanto, Claudia Ruiz Massieu, así como los legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), mostraron una posición más conciliadora, al admitir que es necesario legislar sobre el uso del cannabis, pero se deben revisar puntos particulares de este dictamen al remarcar que no ven un enfoque equilibrado entre la perspectiva de salud, seguridad y derechos humanos.

Por su parte, integrantes de Morena consideraron que este documento transita de un modelo de criminalización a otro de respeto a derechos humanos de los consumidores.

El dictamen que se sometió a voto atiende varios puntos, entre los que destaca que los ciudadanos podrán tener posesión de hasta cuatro plantas de cannabis psicoactivo, siempre y cuando permanezcan en los hogares y sean de consumo personal.

Los legisladores urgieron a que el dictamen no se haga pensando en favorecer a las empresas que podrían importar los productos de marihuana, pues de esa manera el documento obedecería a intereses y perdería el objetivo de garantizar a los mexicanos un mejoramiento en sus condiciones de salud.

Los senadores establecieron que las comisiones quedarían en sesión permanente.

Se espera que después de que el dictamen sea votado y aprobado en el pleno del Senado de la República el documento se envíe a la Cámara de Diputados para que viva el mismo proceso legislativo.

De ser aceptado este dictamen sin cambios en la Cámara de Diputados, ahora sí podría ser enviado al Poder Ejecutivo federal para que apruebe el proyecto.

Fuente