El cannabis se está consolidando a nivel global por sus usos medicinales. Uno de sus componentes, el cannabidiol (CBD), especialmente por su carácter relajante ha destacado dentro de los artículos para animales domésticos. El CBD es un componente no psicoactivo del cannabis que se usa para tratar dolor o estrés ansiedad y problemas de sueño tanto en humanos como en animales.

De acuerdo con Nielsen en su informe 2020 pet Industry Green Paper, en el año 2019, los productos para mascotas con CBD vendieron cerca de US$800 millones en Estados Unidos. La variedad de productos va desde tinturas (material vegetal diluido en alcohol) y polvos hasta geles y dulces. En Estados Unidos, 24% de los dueños de mascotas usan CBD para uso personas, para su mascota o para ambos.

El estudio prevé que en Estados Unidos para el año 2025, cerca del 4% del mercado de productos para mascotas contengan CBD. Estos productos, pese a ser más costosos que otro promedio, son apetecidos por los efectos positivos que genera.

Esta industria tiene un gran potencial por explorar aún. Sin embargo, en algunos países en los que no se ha regulado el uso de la marihuana medicinal es todavía complejo tanto adquirir como usar este tipo de productos.

La página especializada Project CBD explica que para las mascotas debe usarse únicamente productos recetados y con dosis exactas. No se debe dar vaporizado o en productos de consumo humano pues puede generar efectos adversos, inlcuso intoxicación o sobredosis. 

Actualmente, estos productos pueden ser adquiridos en línea y se recomienda que se administren con supervisión de un médico veterinario.