La experta Nicole Blay habló del fácil acceso a las drogas de los jóvenes españoles en las IX Jornadas Municipio y Drogodependencia.

España es uno de los países de la Unión Europea donde más drogas consumen los jóvenes. Las sustancias son más baratas, fácilmente accesibles y apenas existe percepción de riesgo sobre sus efectos. Además, la industria comercial exporta a la sociedad un «modelo hegemónico de diversión»: sin el mundo de la noche y su descontrol no existe disfrute.

Son las conclusiones expuestas ayer en el Auditorio Príncipe Felipe por la experta Nicole Blay, que pronunció una de las ponencias de las IX Jornadas Municipio y Drogodependencia. El coste de las sustancias adictivas, debido en parte a la ubicación geográfica del país, facilita la accesibilidad. «Un estudio de la Unión Europea afirma que el hachís puede costar en España hasta cuatro veces menos que en Holanda», explicó Blay, miembro del Instituto y Red Europea para el Estudio de los Factores de Riesgo en la Infancia y en la Adolescencia (IREFREA).

Los hábitos sociales también son fundamentales. La ponente explicó que una de las herramientas de prevención es enseñar a los jóvenes a saber decir que no. También, a desligarse de la presión del grupo, sobre todo en la época de la adolescencia. La familia juega un papel fundamental. En la actualidad, su influencia está desapareciendo y el trabajo y otra serie de factores dificultan la comunicación entre padres e hijos, lo cual facilita el acercamiento a las drogas.

Blay incidió en la necesidad de trabajar en la prevención más que en el tratamiento de las sustancias adictivas. Crear un conciencia sana en las nuevas generaciones evita tener que invertir en futuros programas de desintoxicación.

Buenas expectativas

Un estudio publicado hace semanas por el Ministerio de Sanidad y Consumo recogía, por primera vez en años, un descenso en el número de jóvenes de entre 14 y 18 años que toman drogas. En concreto, en el caso del cannabis la bajada era de seis puntos y en el de la cocaína de tres, según explicó la vocal asesora de la delegada del Gobierno para el Plan Nacional de Drogas, Covadonga Riesgo, en la apertura de las jornadas.

La representante del Ejecutivo nacional destacó el impulso que ha dado la Administración en los últimos años a las programas de prevención. En concreto, afirmó que en los últimos tres años ha aumentado la dotación económica en este tipo de actividades un 143%. No obstante, instó a ser prudentes, porque los resultados positivos «no marcan tendencia».

Si sirven, sin embargo, para analizar los resultados de las políticas aplicadas. Riesgo incidió en la necesaria cooperación entre administraciones.

(Fuente: A. S. – www.elcomerciodigital.com)