En un estudio controlado con placebo con 91 adultos jóvenes sanos, que recibieron o cannabis con una concentración de 12,5% THC o un placebo de cannabis, investigadores canadienses de la Universidad de Toronto y del Centro de Adicciones y Salud Mental de Toronto investigaron los efectos sobre el estado de ánimo y la cognición. Se permitió a los participantes consumir toda el cannabis que quisieran. Basándose en las concentraciones de THC en la sangre, los consumidores de cannabis se dividieron en grupos de alto y bajo THC.

Una hora después de fumar cannabis, en comparación con el grupo placebo, tanto en el grupo de alto como en el de bajo % de THC hubo aumentos en el estado de ánimo positivo , y en el grupo de alto contenido de THC solamente, aumentos en la confusión , la amabilidad y la euforia , y una disminución de la fatiga. Los aumentos en la amabilidad y la euforia en el grupo alto contenido en THC permanecieron significativos durante 24 h. El único efecto agudo significativo del cannabis en la cognición fue una disminución en el porcentaje de palabras retenidas en una prueba específica en el grupo alto contenido en THC en comparación con el de placebo. Los autores concluyeron que el uso de cannabis por parte de los consumidores habituales puede tener sólo «efectos mínimos sobre la cognición, y ninguna evidencia de deterioro cognitivo residual».

Matheson J, Mann RE, Sproule B, Huestis MA, Wickens CM, Stoduto G, George TP, Rehm J, Le Foll B, Brands B. Acute and residual mood and cognitive performance of young adults following smoked cannabis. Pharmacol Biochem Behav. 2020;194:172937.

Fuente