En un estudio clínico con 9 pacientes con espasmos epilépticos refractarios desde el inicio en la infancia, el CBD demostró ser efectivo. El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Yale en New Haven y del Hospital General de Massachusetts en Boston. Los pacientes recibieron CBD de origen vegetal altamente purificado en solución oral además de sus medicamentos de base en una dosis inicial de 5 mg/kg/día, que se incrementó en 5 mg/kg/día cada semana hasta una dosis objetivo inicial de 25 mg/kg/día.

En general, las tasas de respuesta en 9 pacientes fueron de alrededor del 75 al 80% después de 4 semanas de tratamiento. En detalle, fueron del 67%, 78%, 67%, 56%, 78%, 78% y 78% después de 2 semanas y 1, 2, 3, 6, 9 y 12 meses de tratamiento de CBD, respectivamente. Tres de cada nueve pacientes (33%) estuvieron libres de espasmos epilépticos después de dos meses de tratamiento. Los padres reportaron mejoras subjetivas en los dominios cognitivos y de comportamiento. Los efectos secundarios, principalmente la somnolencia, se observaron en el 89% de los pacientes.

Herlopian A, Hess EJ, Barnett J, Geffrey AL, Pollack SF, Skirvin L, Bruno P, Sourbron J, Thiele EA. 2020;106:106988.

Fuente