Un estudio publicado en Journal of Psychopharmacology el año pasado reveló que el consumo de marihuana tenía un efecto positivo en la forma en que los canadienses manejaban el trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Y aunque suene inconcebible para muchos, la evidencia de su utilidad para este trastorno promete incrementarse. Y es que un nuevo estudio publicado en Journal of Affective Disorders plantea que las personas que sufren de TEPT han informado que el cannabis reduce la gravedad de sus síntomas en más de la mitad, al menos a corto plazo.

Reducción significativa de los síntomas

Los investigadores de la Universidad del Estado de Washington examinaron los datos de más de 400 personas que registraron información sobre sus síntomas de trastorno de estrés postraumático antes y después de usar cannabis como método terapéutico. Los participantes del estudio usaron una aplicación llamada Strainprint, desarrollada para ayudar a sus usuarios a aprender qué tipos de cannabis medicinal son más útiles para mejorar sus síntomas.

Los resultados obtenidos fueron bastante significativos. Los autores indican que el cannabis redujo la severidad de las intrusiones de pensamientos de un evento traumático en aproximadamente 62 por ciento. Los flashbacks, irritabilidad y ansiedad también se redujeron en un 51, 67 y 57 por ciento.

Beneficios a corto plazo

Sin embargo, esto no sugiere que el cannabis constituye en sí un tratamiento eficaz para abordar el trastorno. Y es que a pesar de que la reducción de los efectos fue notoria, estas no se mantuvieron en el tiempo, sino que funcionaron a muy corto plazo.

“El estudio sugiere que el cannabis reduce los síntomas del trastorno de estrés postraumático de manera aguda, pero podría no tener efectos beneficiosos a largo plazo sobre la afección subyacente”, dijo Carrie Cuttler, profesora asistente de psicología de la Universidad del Estado de Washington.

“Al trabajar con este modelo, parece que el cannabis enmascarará temporalmente los síntomas, actuando como una especie de curita, pero una vez que el período de intoxicación desaparezca, los síntomas pueden volver”.

Los especialistas recomiendan la terapia como primera opción de tratamiento, pero la investigadora es consciente de que cada vez más personas con TEPT se automedican con esta planta. Hasta ahora, la literatura que aborda el efecto o impacto del cannabis sobre este u otros trastornos es bastante escasa, por lo que es muy pronto para generar expectativas en este como tratamiento.

Referencia:
Short and Long-Term Effects of Cannabis on Symptoms of Post-Traumatic Stress Disorder. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0165032720306364?via%3Dihub

Fuente