Los fitocannabinoides CBD actúan como modulador neuronal en el tratamiento de epilepsias y mejoran la calidad de vida de los pacientes.

Una de las mayores evidencias se ha presentado en crisis epilépticas focales (en una zona limitada del cerebro), en las que logran disminuir de 10 a 64 % la actividad eléctrica, mientras que en las multifocales, como en la mutación de canales de potasio (común en lactantes), el rango de respuesta llega hasta un 40,8 %, un efecto muy importante si se tiene en cuenta que no existen medicamentos alternativos para tratar esta alteración.

Otros efectos se han comprobado en epilepsias focales mioclonías (convulsiones que son como sacudidas rápidas de los brazos o las piernas), con un porcentaje de respuesta de hasta el 50,3 %, que resulta promisorio.

Así lo reveló la doctora Angélica María Uscátegui, neuropediatra, especialista en Epileptología y docente del Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), en el marco de la charla “Cannabis en neurología infantil”, del programa #SaludUNALContigo.

La especialista también señaló el síndrome de Lennox-Gastaut como otra de las evidencias de la eficacia de los cannabinoides en el tratamiento de enfermedades.

Este síndrome es una variante de epilepsia infantil de difícil manejo, que aparece entre los dos y seis años de edad, y que se caracteriza por convulsiones frecuentes y diversas; a menudo se acompaña de discapacidad intelectual y problemas conductuales y presenta un amplio registro de trabajos científicos y respuestas positivas frente al tratamiento con estos medicamentos.

Según la especialista, los pacientes y sus familiares reconocen el efecto positivo del medicamento, en lo que respecta a la calidad de vida, en la que los padres reportan que los niños mejoran sus habilidades intelectuales, se les nota con mayor energía, con mejor disposición y más pendientes de su entorno. De igual manera, se percibe una mejora en la calidad de los patrones del sueño y disminución en los episodios de crisis.

Legislación para estos medicamentos

En Colombia, el primer país de Latinoamérica que desarrolla una legislación en torno al uso del cannabis, la Ley 1787 de julio de 2016 expone que el Estado regula el tema del cannabis medicinal en el país, en asuntos como la producción de semillas y de la planta, el procesamiento, la expedición de licencias de producción e investigación etc.

De esta manera se ha abierto un primer marco regulatorio del tema, a través del Invima y el Fondo Nacional de Estupefacientes, en asocio con los Ministerios de Justicia, del Interior y de Salud.

Este año el Invima aprobó un medicamento a base de cannabis para tratamiento de la epilepsia en niños, el cual fue desarrollado por la empresa Procaps, con casa en Barranquilla, y el primero de su tipo.

Comercialmente estos medicamentos, como Epidolex, tienen un precio muy elevado en el mercado, pues una dosis de 60 ml está en promedio en 1,2 millones de pesos colombianos, por lo cual tener un medicamento nacional sería de gran competencia y un gran alivio para los pacientes y sus familias.

No obstante, la especialista recomienda tener siempre presente ciertas alarmas a la hora de manejar este medicamento, debido a sus efectos adversos, controlar los niveles de transaminasas en el organismo, la presencia de diarreas, náuseas o vómitos y un aumento o disminución del apetito, lo que hace crucial la supervisión de un médico capacitado para administrarlos.

Fuente