«El mercado negro cae al recurrirse cada vez más a tener plantas en casa». Pablo Guardón, dueño de una grow shop en A Coruña.

Pablo Guardón fue el primer gallego que abrió en A Coruña una tienda de venta de semillas de marihuana, hace más de una década. Luego otros fueron perdiendo el miedo y han seguido sus pasos. A su juicio, el principal cambio en el cultivo casero de marihuana de estos años ha sido la estrategia de criminalización inspirada desde el Plan Nacional contra las Drogas. Considera que «está cayendo el mercado negro porque cada vez más la gente recurre a tener plantas en su casa. No debería sorprender a nadie».

Dice que su clientela es gente «muy normal» de entre 30 y 50 años, que compran los productos que necesitan para su pequeño huerto interior o exterior, comentan sus experiencias de cultivo y, cuando se tercia, consumen productos de la cosecha. Lamenta que siga existiendo una línea muy confusa entre lo legal y lo ilegal que permite a los agentes de distintos cuerpos policiales justificar actuaciones que lo que buscan son la estadística. Así, considera una aberración que se cuantifiquen en kilos unas plantas de marihuana que se pesan verdes e incluso con tierra, de las cuales el rendimiento se queda, como mucho, en la décima parte.

Pablo y otros muchos gallegos partidarios de la legalización plena del consumo de los derivados del cannabis están convocados el próximo fin de semana a la Marcha Mundial de la Marihuana en 253 ciudades de todo el mundo. En Galicia se celebrará en Vigo.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2010/05/03/0003_8458356.htm