El continuo trasiego de personas alertó a los vecinos, que denunciaron lo que ocurría a la policía

La Policía Nacional ha detenido a siete personas como supuestas autoras de un delito contra la salud pública y se han desmantelado dos importantes puntos de venta de drogas en los distritos de Centro y Chamartín de la capital. Los locales actuaban como fumaderos habituales de cannabis y el trasiego de personas que entraban y salían era constante. Esto alertó a los vecinos, que denunciaron la situación.

as investigaciones comenzaron tras diversas quejas vecinales que advertían que en un local ubicado en el centro de Madrid, en la calle de los Relatores, 18,  y otro situado en el distrito de Chamartín, en la calle de Manuel Ferrero, 3, se pudiera estar traficando con sustancias estupefacientes tras observar que un elevado número de personas entraban y salían durante todo el día.

Los agentes descubrieron durante sus investigaciones que los establecimientos estaban habilitados como clubes cannábicos y las personas encargadas del mismo tenían un reparto de tareas bien diferenciado, existiendo un presidente, un secretario, varios encargados y personal de apoyo, los cuales actuaban de una forma muy coordinada y adoptaban unas medidas de seguridad extraordinarias, según fuentes policiales.

Tras poner en conocimiento de la autoridad judicial estos hechos se emitió una orden de entrada y registro en los locales investigados. En diferentes habitáculos se encontraron gran variedad de sustancias entre las que había marihuana, hachís y varias botellas conteniendo aceite de hachís, setas alucinógenas y diversas gominolas y caramelos impregnadas en droga para pasar así desapercibidas  (esto seguramente será una ida de olla de la policía, que busca con este tipo de noticias criminalizar a los clubs de cannabis).

También se intervinieron útiles para la elaboración y distribución de la droga y dinero en efectivo. Los siete responsables de la asociación fueron puestos a disposición judicial.

Fuente