El hombre la había ingresado ilegalmente cuando estuvo en la cárcel, pero nunca la vendió. Se la detectaron durante un tratamiento por infecciones renales.

Según lo informó la revista British Medical Journal, el paciente recibió de parte de su novia un globo de goma lleno de cannabis que podía introducir en la nariz fácilmente.

Sin embargo, después de pasar el filtro de seguridad, no logró sacar el paquete, por lo que infirió que lo había tragado accidentalmente.

Durante los 18 años siguientes, tiempo el que cumplió la condena y salió de prisión, se fue formando un rinolito en su orificio nasal y esto le empezó a causar graves infecciones.

Después de frecuentes quejas, el hombre decidió acudir por atención profesional a un centro médico de Australia, donde inició un tratamiento en el que, luego de una tomografía computarizada, descubrieron la causa de sus problemas renales.

Tres semanas después de remover la capsula de goma con cannabis en estado de descomposición, el hombre reportó que desaparecieron las infecciones.

Fuente