Varias compañías han lanzado al mercado centenares de productos de salud para mascotas con CBD, acompañados por comentarios elogiosos de clientes que dicen que el derivado del cannabis ayuda a perros y gatos a permanecer calmados y combatir el dolor.

Pero algunos de esos productos no tienen CBD.

“Les asombraría ver que nuestro análisis indica que hay productos en venta que virtualmente no tienen CBD”, dijo el estudioso veterinario Joseph Wakshlag, de la Universidad Cornell, que estudia los usos terapéuticos del complejo. “Son productos con 2 miligramos por mililitro, cuando una concentración efectiva estaría entre 25 y 75 miligramos por mililitro. Hay mucha gente tratando de ganarse un dólar en ligar de producir algo que tenga un beneficio real”.

Esos productos llegan a los estantes porque el gobierno federal no ha establecido aún estándares para CBD que ayuden a las personas a entender si ayudan o no a sus mascotas y cuánto deben darles.

Aún así, hay numerosas historias individuales de éxitos que ayudan a alimentar el mercado de 400 millones de dólares que creció más de 10 veces desde el año pasado y que se espera que alcance 1.700 millones para el 2023, de acuerdo con la firma de estudios de cannabis Brightfield Group.

Amy Carter, de St. Francis, Wisconsin, decidió ignorar los consejos de su veterinario y probar el aceite de CBD recomendado por un amigo para tratar a Bentley, su Yorkshire-chihuahua, que padece de epilepsia. Los ataques del perrito se habían vuelto más frecuentes pese a costosos medicamentos.

“Es increíble”, dijo Carter. “Bentley estaba sufriendo múltiples convulsiones por semana. Que solamente haya tenido seis en los últimos siete meses es asombroso”.

Pero para algunos dueños de mascotas el CBD no dio resultados.

Dawn Thiele, contadora en Oak Creek, Wisconsin, dice que compró una botella de aceite de CBD por 53 dólares en una tienda local con esperanzas de calmar a su Yorkshire durante largos viajes en automóvil.

“No vi cambios en su conducta”, dijo Thiele, quien no obstante sigue creyendo en el producto.

“El producto es bueno, sólo que no resultó con mi perro”, dijo.

El CBD, contracción de cannabidiol, es un complejo no estupefaciente hallado en el cáñamo y la marihuana. Ambas son plantas de cannabis, pero solamente la marihuana tiene suficiente THC, el complejo estupefaciente. La vasta mayoría de los productos con CBD provienen del cáñamo, que contiene apenas 0,3% de THC.

Fuente