4ª Parte: Finalización de la floración y cierre del curso

Con este artículo finalizamos lo que para nosotros ha sido una extraordinaria aventura. En este curso hemos aportado parte de nuestras vivencias y experiencia. Esperamos haber sabido transmitir un poquito de nuestra pasión por la hidroponía. Hoy acabamos la floración y, con ello, cerramos el ciclo realizado por nuestra y ya también vuestra, Cheese hidropónica. Con la información que daremos a continuación, tendréis todas las piezas del puzle para tener éxito en la hidroponía.

Nos encontramos en las últimas semanas de nuestro cultivo. Imaginamos que, a estas alturas, ya conocéis las características principales de la genética que escogisteis para vuestro cubo. De igual manera, habéis adquirido un mínimo conocimiento del manejo de los abonos para hidroponía.

Recordad que la nutrición de vuestras plantas dependerá, en parte, de su genética y de los días de crecimiento que hayan tenido. Conocer la genética es el secreto para triunfar con vuestro cultivo.

Os aconsejamos que, la primera vez, pongáis una planta que ya conozcáis, que sepáis sus características principales, cuánto come, si bebe mucho… Las dosis indicadas por el fabricante son orientativas porque no todas las plantas, aunque sean la misma genética, tienen las misma necesidades. Puede pasar que la dosis indicada nos vaya bien para una planta de pocos días de crecimiento pero si se le dan más días -un mes, por ejemplo-, se pueden agotar antes los nutrientes y las conductividades tendrán que ser más altas. Si vamos con las dosis indicadas por el fabricante y observamos carencias en nuestra planta, no hay que tener miedo a subir la dosis.

Para las últimas cuatro semanas de floración preparamos una solución nutritiva indicada para plantas que se encuentran a la mitad de la floración. Mantenemos el pH a 6,3.

Al final de la floración es normal que la raíz se encuentre más amarillenta ya que durante la misma hemos ido añadiendo ácidos y sales y esto hace que las raíces adquieran un tono más marrón.

Recordad la importancia de controlar el pH, la conductividad y el nivel de agua mínimo una vez al día. Y también repasad los consejos y las pautas que os dimos en el artículo anterior.

Entutoramiento

En hidroponía, el entutoramiento de las plantas es importante porque estas llegan a coger un peso tan grande que las ramas no se aguantan y vencen hacia abajo. Visualmente eso es negativo. Además, esas ramas caídas no son capaces de recibir la luz, por lo que se pierde producción. Al atar las ramas, la luz penetra más y mejor y visualmente todo es más bonito.

Empezamos a entutorar al inicio de la floración. Seleccionamos las ramas que nos interesan y las entutoramos bien porqué sino en la quinta semana van a empezar a caer debido al peso. Las ramas que no nos interesen las cortamos. Vamos entutorando a la vez que seleccionamos las ramas vigorosas, de hojas grandes, con muchos brotes, las que cogen bien la luz. Toda la parte inferior de la planta, donde no llega la luz directa, no nos interesa porque no conseguiremos buenos cogollos allí. Las ramas bajas, que no reciben luz, provocan un gasto innecesario de energía que debería emplearse en los ápices superiores, que es donde está la chicha. Si esta poda de la parte inferior no se realiza, los cogollos que se consiguen aquí son pequeños, blandengues, no maduran. Por eso es útil seleccionar buenas ramas y podar. Así, conseguimos unas flores grandes, duras, pesadas y maduras.

Principales alteraciones de las plantas durante la floración

Cultivadores, no lo dudéis nunca, el color de vuestras plantas, si están bien, debe ser verde. Durante la floración os podéis encontrar con otras coloraciones que indicarán alguna alteración en las plantas.

Si observáis tallos y peciolos lilas seguramente se trate de una carencia de fósforo (P). Se trata de la alteración principal durante la floración. El fósforo es muy importante para la creación de flores y para el crecimiento de la planta. Las plantas con carencia de este elemento, no crecen. Si esto os sucede, preparad una solución nutritiva con un porcentaje más elevado de fósforo y, en poco tiempo, veréis cómo recupera su color verde.

Trabajar con hidroponía en invierno nos evita el problema que podemos tener con el fósforo debido al frío. El frio dificulta el desplazamiento del fósforo, pero en hidroponía, al calentar el agua con el calentador, este inconveniente desaparece.

Si observamos que nuestros cogollos no acaban de compactar y, por lo tanto, no están duros, podemos tener una carencia de potasio. Esta carencia afecta directamente al engorde del fruto.

Es importante la constante observación de nuestras plantas, sus hojas, tallos, peciolos, etc. Si la planta tiene sus hojas bajas amarillentas nos está cantando carencia de nutrientes (nitrógeno). Lo que haremos será tirar el agua que había y poner la dosis que indica el fabricante. Si la planta ya tenía su dosis significa que necesita más, así que le echaremos media dosis extra de abono de floración y de PK.

Como os comentamos en el artículo anterior, también os podéis encontrar con una sobrefertilización (color verde excesivo). Esto significa que esa planta tiene menos necesidad de nutrientes. Tiramos esa agua y preparamos una nueva solución nutritiva pero en lugar de la dosis indicada por el fabricante pondremos un poco menos, a ver qué sucede. Si el exceso es muy grande le haremos un lavado de raíces, es decir, las dejaremos sumergidas unas dos o tres horas en un cubo con pH a 6, conductividad a 1, su dosis de enzimas y después le prepararemos una nueva solución nutritiva con una conductividad por debajo de lo que se le ha hecho la vez anterior.

Carencias de macronutrientes y micronutrientes

Nuestra experiencia y vivencias nos permiten deciros que siempre es peor la carencia de un micronutriente que la de un macronutriente. La carencia de micronutrientes se manifiesta en los brotes y ápices. Estos no serán verdes sino de color lima. La carencia de macronutrientes en cambio, se manifiesta en las hojas viejas y grandes, que se vuelven de color azulado o amarillento, según la carencia que presentan.

Los micronutrientes siempre atacan al brote porqué no se traslocan como los macronutrientes. La planta no es capaz de llevárselo de la parte de abajo al brote. El brote saldrá deforme y de color amarillo y, como no reparemos eso con rapidez, los brotes morirán. Y una planta sin brotes no se muere, pero poca utilidad tiene.

Los micronutrientes son importantes y en según qué sistemas de hidroponía son difíciles de controlar pero, en este curso usamos un cubo, no os será complicado.

Meteorización del calcio

Un consejo que os será útil. Al comprar vuestros abonos en el Grow, sobretodo el de crecimiento y floración, cogedlos y agitadlos. Si notáis piedrecitas dentro significa que el calcio ha interaccionado con otros elementos, se ha precipitado y se ha vuelto roca, es decir, se ha cristalizado. Eso significa que ese bote ya no lleva las cantidades indicadas en el análisis garantizado del envase, porque hay sustancias que han interaccionado y la planta ya no las podrá asimilar. Debido a este proceso el producto se ha empobrecido y su eficacia no será la misma. Comprad botes en los que, al agitarlos, no notéis piedras en el interior. Esto nunca sucederá con el PK porque no lleva calcio.

Para un principiante, aconsejamos una gama de abonos compuesto de tres botes, uno de los cuales será de color rojo porque lleva los micronutrientes, entre ellos el hierro y su oxidación es la que provoca este color rojo. Si os fijáis los micronutrientes se encuentran con el calcio porque no interaccionan. Y en los otros dos botes, se hallan los otros elementos, que tampoco interaccionan entre ellos (NPK, Mg, Ca, S).

Por ejemplo, la gama “Flora Micro, Flora Grow y Flora Bloom” de General Hidroponics (GHE) separa los elementos como os hemos indicado. “Flora Micro” lleva el calcio y los micronutrientes y el resto llevan los macronutrientes primarios (NPK) y secundarios (Mg, Ca, S). De esta forma cuando los botes lleguen a nuestras manos estarán en el mismo estado que cuando se embotellaron.

¿Qué sucede si usamos una gama que tiene un bote de floración y otro de PK? Que lleva los micronutrientes en el interior del bote de floración y seguramente ya no será de color rojo. El calcio habrá interaccionado y, por lo tanto, cristalizado.Desde la fabricación del producto, su envasado, el reposo en algún almacén, el estante del Grow y finalmente hasta que vosotros lo uséis, ha transcurrido mucho tiempo para poder producirse la precipitación del calcio.

Enfermedades infecciosas o bióticas más normales en un cultivo Indoor

Las más habituales son las causadas por hongos (Ej.: Oídio, Botrytis), aunque también pueden ser provocadas por bacterias y virus.

Aunque no es muy habitual, puede suceder que en nuestro cultivo penetre un virus o una bacteria. Una de las principales causas es algo a lo que normalmente no se le da mucha importancia, se trata de un vector de enfermedades como es la mosca blanca. Este es uno de los insectos que más enfermedades puede transmitir a nuestra planta, ya que ha podido estar en otro tipo de vegetación contaminada y luego venir a nuestro cultivo y contaminarlo también.

En las grandes superficies de agricultura, para cualquier invernadero de las dimensiones que sea, el peor enemigo es la mosca blanca. Hay que erradicarla porque es transmisora de enfermedades y virus.

Quien realice cruces de semillas, debe saber que este virus es hereditario de generación a generación y de semilla a semilla.

Resultado final

La Cheese hidropónica que habéis ido observando en las fotos durante todo el curso ya ha acabado su ciclo. Después de darle solamente 13 días de crecimiento nos ha dado 60 gr., con unos cogollos de gran tamaño y perfecta compactación. Su aroma es envolvente y el tricoma de gran calidad. Hay que tener en cuenta que fuimos con una conductividad a 1 durante las dos primeras semanas de floración. Esto fue así para poder fotografiar y mostraros la carencia del Fósforo. Y aún tratando mal a nuestra pobre planta, hemos tenido este resultado.

En otras ocasiones, hemos sacado adelante una Cheese hidropónica con 20 días de crecimiento y nos ha dado 170 gr. de tremendos cogollos, únicamente con la gama Hesi y los productos adecuados. Y controlando el pH y la conductividad. Constancia e ilusión por lo que hacemos, eso es lo imprescindible. Y usamos Hesi, que es una gama más básica que GHE o Greenhouse, por ejemplo.

Recordatorio de la hidroponía versus la tierra

Con este artículo despedimos el “Curso de Hidroponía para principiantes” pero antes queremos recordaros uno de los motivos que hacen de la hidroponía un sistema más ventajoso que la tierra. Cada vez que el cultivador lo necesite puede preparar una solución nutritiva ideal para el tipo de planta que esté cultivando y siempre saturada en oxígeno. En cambio, en la tierra, el perfil del sustrato empieza a deteriorarse a las cuatro semanas debido a la compactación de la tierra, va perdiendo oxigenación y por eso muchas raíces mueren por asfixia.

Además, la cantidad de tricomas es mucho más elevada en hidroponía y los “chupa chups” son más gordos. Con este medio todo es más grande, el tallo, las hojas, las flores, los cálices, etc. siempre que la planta se haya desarrollado correctamente.

Hasta aquí este curso repleto de nuestras experiencias, consejos, curiosidades e ilusión por enseñar. Queremos agradeceros vuestros comentarios y dudas y recordad que podéis seguir consultándonos en cajonmagico@outlook.com, os responderemos encantados. Y no podemos cerrar este artículo sin agradecer a ibrunesfotografia su generosidad, al prestarse a realizar las fotografías de nuestra Chesse para este artículo, y su profesionalidad (os recomendamos sinceramente su web). Ahora sí, un saludo y hasta la próxima cultivadores.

Primera Parte Segunda ParteTercera Parte