Terminamos el capítulo dedicado a estas “macetas transpirables” aplicadas al cultivo hidropónico con arlita, aunque, como hemos podido ver, su versatilidad va mas allá de lo que cabría esperar en un principio. En el caso que nos ocupa, introduce una serie de novedades, sobre todo en cuanto al desarrollo radicular se refiere, que provocan un aprovechamiento más óptimo del espacio disponible y una mayor capacidad para asimilar nutrientes.

Texto: Luis Hidalgo

Vamos con los últimos datos y trucos de cultivo en arlita con los Smart Pots, macetas hechas de un tejido flexible y transpirable, con una serie de características que modifican el desarrollo radicular de las plantas con respecto a cómo se produce en contenedores o macetas de materiales rígidos e impermeables, básicamente de plástico.

Si bien el máximo rendimiento de estas “macetas transpirables” se obtiene utilizando tierra y aumentan el rendimiento de las plantas hasta un 20% más, en igualdad de condiciones de cultivo a las macetas de plástico tradicionales, también mejora todo el ciclo vital de las plantas si se cultiva en arlita y llegar a producir hasta un 15% más. Su único “secreto” es la transpiración del material de que están hechas, así como su permeabilidad y altísima capacidad de drenaje.

Cultivo en Alta Velocidad

Terminamos el capítulo anterior justo en el momento en que tenemos los esquejes enraizados, la arlita limpia y acondicionada, y todo el sistema listo para funcionar, por lo que en el momento en que las raíces de los esquejes alcancen un mínimo de 12 cm de longitud procederemos a introducirlos en la arlita. El motivo de dejar crecer tanto las raíces antes de pasar al sistema de cultivo que estemos usando, y que es independiente de éste, es que penetren bien desde el primer momento en los huecos que quedan entre las bolas de arlita.

 Precisamente éste es uno de los factores que muchos cannabicultores noveles desconocen, y es que si enraizamos directamente en la arlita, o metemos esquejes recién enraizados, muchos de ellos morirán antes de la primera semana y el resto tardarán más de diez días en empezar a crecer al ritmo adecuado. La cuestión es muy simple: por grande que sea el contenedor, si las raíces son demasiado pequeñas sólo estarán en contacto con no más de 4 o 5 bolas de arlita, que son las que retienen la humedad y los nutrientes. Por eso, al usar goteros puede darse el caso de que esas pocas bolas que contactan con las primeras raíces ni siquiera lleguen a mantener el mínimo de humedad necesario para que las plántulas se mantengan, y que éstas mueran por secarse las primeras minúsculas raíces.

 Como decíamos más arriba, este problema deja de existir en cuanto las raíces son lo suficientemente largas. No sólo eso, sino que al disponer de un altísimo nivel de oxigenación, aumenta la velocidad de producción de nueva raíz, que aumenta a su vez la capacidad de absorción de nutrientes, lo que permite que el crecimiento general de la planta también aumente y crezca de nuevo la capacidad para producir raíz y tejido vegetativo (tallo, ramas, hojas). Se entra así en una especie de “ciclo autoalimentado” que, como resultado final, acaba acortando la floración en unos 10 – 15 días con respecto al mismo cultivo realizado en tierra.

Raíz sana en cannabis sano

Efectivamente, el secreto de un crecimiento vegetativo rápido y vigoroso no es otro que un buen sistema radicular desde el primer momento, que se mantenga hasta el final de la vida de la planta y que aproveche al máximo el espacio que le proporciona el contenedor. Y aquí es donde de nuevo los Smart Pots marcan la diferencia al ser utilizados con arlita.

Si recordamos la anterior entrega, además del cultivo en las macetas flexibles de los chicos de Oklahoma, realizábamos otro en paralelo, en igualdad de condiciones, pero con bolsas de cultivo de plástico PVC compradas en un vivero, donde las suelen usar para mantener todo tipo de árboles (frutales, olivos o palmeras, etc.), sin plantarlos en el suelo a la espera de ser vendidos. Dentro de la bolsa se pone una cantidad mínima de tierra, y en poco tiempo se forma un cepellón o bola de raíces en el interior. Antes de que existiera el plástico, el cepellón se envolvía con una tela empapada y se ataba con una cuerda muchas veces de cáñamo. Como podemos imaginar, si los árboles mantenidos de esta manera no se venden más bien rápido, empiezan los problemas, ya que en el momento en que la tierra se queda sin nutrientes, toca añadir éstos “a mano”, y si tenemos en cuenta que “en agricultura, un kilómetro no es holgura”, pues igual hablamos de 1.000, 5.000 o más ejemplares.

En nuestro caso, la gran diferencia vuelve a ser la capacidad de transpiración del material del que están hechas las Smart Pots. Si bien el desarrollo radicular en arlita es diferente al que se produce en tierra, el efecto de “poda aérea” de raíces se mantiene, de manera que en contenedores no permeables se producen unas pocas raíces principales que crecen y crecen hasta llenar el espacio disponible. Con las transpirables, en cambio, las puntas terminales de las raíces principales mueren al atravesar las paredes y oxidarse, haciendo que surjan multitud de principales, y que los capilares -que son los que realmente asimilan el agua con nutrientes- crezcan en mayor proporción y longitud, con lo que mejoran el aprovechamiento de todos los recursos, tanto nutricionales como de espacio.

El experimento con las bolsas de cultivo nos ha servido para comprobar que no es fácil imitar el efecto de los Smart Pots, y que hacer orificios en un material rígido o no permeable no tiene mucho sentido. Como decíamos más arriba, la producción final mejora alrededor del 15% usando las macetas transpirables, sin que se note diferencia en la calidad del producto final seco y manicurado.

Por último, conseguimos hablar durante unos fugaces instantes con Maribel, la responsable del Departamento Comercial de Smart Pots en España, asediada de manera permanente por cannabicultores y propietarios de tiendas especializadas en el cultivo de nuestra querida planta, y curiosamente también por gente relacionada con la agricultura general y la reproducción de plantas en viveros para venta a particulares. Aquí os ofrecemos la entrevista:

¿Qué opinas sobre el nivel actual de cultivo en España y su evolución en los dos últimos años?

M.G.: Bueno, quizás no sea yo la más adecuada para opinar al respecto, pues en este sector, aunque haya sido siempre consumidora, soy bastante nueva. En mi opinión, está cada vez más en alza, pues es mucha la gente que consume cannabis y sus derivados, y cultiva su propio consumo. No solo el público que estamos acostumbrado a ver en la feria; es mucha más gente y de distintas esferas culturales y económicas la que es consumidora, y cada vez tienen menos miedo de cultivar en casa. Resumiendo: la crisis se nota en todo los sectores, pero, en general, creo que en este nuestro sector es donde menos se puede estar notando.

¿Como reaccionan los cannabicultores españoles ante la aparición nuevos productos para cultivar?

M.G.: Buena pregunta. En relación con Smart Pots, me gusta insistir que no es un producto nuevo. En Estados Unidos es un producto consolidado y considerado numero uno en su ámbito de aplicación, y que lleva unos 40 años utilizándose en cultivos de verduras y en árboles frutales. En el estado de California es uno de los productos más utilizados y es muy reconocido en los cultivos de nuestra planta amiga. Es el auténtico y el único patentado que existe; eso quiere decir que ha pasado muchos controles de sanidad.

¿Por qué cuento todo esto? Y así contesto también a tu pregunta. El público sí está deseoso de nuevos productos; de hecho, está bastante informado, pues hoy en día, con Internet, puedes obtener información de lo que quieras, e incluso comprar a través de sistemas de venta online. Pero también es un público exigente y cansado de falsos productos que prometen y son un fraude. Por eso me siento muy feliz y a gusto de poder trabajar un producto como Smart Pots, pues su realidad es que quien prueba queda muy satisfecho con el resultado, y ya son muchos los cultivadores que reconocen todos sus beneficios.

Mira si son buenos, que no han faltado quien intente copiarnos; evidentemente, no llegan a la altura de nuestra calidad y garantía de usar un producto que haya pasado los controles de calidad que Smart Pots ha pasado, incluyendo los de la FDA norteamericana.

¿Crees que los contenedores transpirables son el futuro? ¿Sustituirán completamente a las macetas?

M.G.: Hombre, como dije anteriormente, es un producto que lleva en el mercado muchos años atrás; más bien es un pasado y presente que se tiene que saber que existe, y cada cual elige utilizarlo o no. La maceta de plástico, al igual que otros sistemas, seguirán estando; todo tienen su público. Smart Pots no deja de ser una opción de cultivo; eso sí, con muy buenos resultados y dándote la opción de cultivar como quieras, desde tierra, coco, arlita, en hidro, o usando riego por inundación. Te permite hacerlo, además, durante 5 años como mínimo. No sé si sabes que Smart Pots dura cinco años como mínimo. Vamos, que si no es el futuro, se acerca mucho.

¿Que piensas sobre el efecto que pueden causar las ferias cannábicas en la sociedad?

M.G.: Dentro de nuestro sector quizás no nos demos cuenta de lo integrado que está en la sociedad el consumo de cannabis, y como decía anteriormente, es mucha la gente que lo consume en infusiones, ingerido, en aceites para masajes, utilizándolo como medicina en uso terapéutico, incluso para abrir el apetito. Se sabe que ciertos tratamientos médicos afectan directamente en ello y utilizan el cannabis para retomar las ganas de comer.

También es una forma de poder informar directamente al público final de nuevos productos; todo ello de una forma divertida, y no sólo a ellos. También nos permite a los fabricantes el contacto directo con los propietarios de grow shops, informarles de las novedades e innovaciones que realizamos, para que a su vez puedan transmitir esa información a sus clientes, y que puedan conocer de primera mano a los propietarios de las marcas, los cuales suelen comentar y compartir datos mucho más detallados que los que se encuentran en catálogos y demás.

¿Cómo ves el futuro de la normalización del cultivo y uso de cannabis en nuestro país?

M.G.: Difícil, pues el gobierno gana mucho dinero estando así y no le interesa regularizarlo. Seríamos nosotros los que, no solo por este motivos, sino por muchos más, deberíamos no tener esta actitud algo conformista que tenemos y darnos cuenta de que si nos uniéramos y nos hiciéramos escuchar, seguro que cambiaríamos muchas cosas

¿Algo más que añadir?

M.G.: Bueno, que al igual que hacia el gobierno, también tendríamos que hacerles saber a los distribuidores -que lo mismo que las tiendas como clientes finales, están bastante informados y abiertos al futuro por decirlo así- que no olviden que ellos existen gracias a los grow shops y los cultivadores, pues parece que se les ha olvidado un poco y son ellos los que quizás se están quedando un poco estancados. Y claro está, dar las gracias a todos los que ya han probado Smart Pots y están haciendo que prueben nuestra calidad y, cómo no, a Cannabis Magazine como medio informativo y a las ferias Spannabis y Expocannabis como medio normalizador.

Gracias a ti por tus palabras y tu tiempo.

En la próxima entrega comenzaremos con un sistema “llave en mano” bastante innovador, y sobre todo cómodo, fácil y sencillo, tanto de montar como de utilizar, de la firma EasyGrow, o sea, pura flema británica. Hasta entonces, un saludo.